martes, 24 de marzo de 2009

Un raro tratado de aguas potables y milagrosas.

Superado el efecto jet lag dejaremos el ejercicio y finura del idioma inglés al millonario yanqui Julius K. Brayne. Tal vez recuerde el pío lector como este personaje de El candor del padre Brown (El jardín secreto) tenía la afición del mecenazgo, gastando sumas ingentes en “esperar el advenimiento del Shakespeare americano”. Con malicioso humor G. K. Chesterton apostilla: “afición que requería aún más paciencia que la pesca”. Pacientes esperamos.., pues Chesterton elimina de un plumazo la posibilidad de que Walt Withman pueda ser el merecedor de tamaña gloria.

Nosotros haremos breve comentario sobre el Libro de las aguas potables, y milagros de la fuente de nuestra Señora del Avellà, que nace en el termino del lugar de Cati, Reyno de Valencia. Esta singular y rara obra fue escrita por un padre dominico valenciano, -Fray Blas Verdú-, natural de la villa de Catí, en el Alto Maestrazgo, provincia de Castellón y fallecido en Tortosa en 1620.

El ejemplar que nos sirve de base para la colación y referencia de la obra proviene de la biblioteca de Salvá.
.
Blas Verdú. Libro de las agvas potables, y milagros de la fuente de nuestra Señora del Auellà, que nace en el termino del lugar de Cati, Reyno de Valencia. Compvesto por el presentado Fray Blas Verdu, de la Orden de Predicadores, y natural del mesmo lugar. Van con esto una descripcion del desierto, el triumpho del amor y obediencia, y el lucido interualo del loco amante, todo compuesto por el mesmo Autor. Dirigido al Ilustrissimo y Reuerêdissiomo señor Don Pedro Manrique, Obispo de Tortosa, y del Consejo de su Magestad. Barcelona, 1607, Sebastián de Cormellas, 8º, 145 x 96 mm.

Encuadernación del siglo XIX, tafilete avellana, lomo con nervios, dorados, supralibris de Salvá en ambos planos, cortes pintados.
Colación:
8 hojas preliminares, 203 fols. nums., 8 hojas de tablas y errata (al fin colofón).
Anotación manuscrita en portada: Opus rarissimo. Ex libris Dº Augustini Salesii dono Dn. Francisci Celma, Catti Rectoris.
El libro lleva también anotaciones marginales manuscritas de quien fue uno de sus poseedores, Agustín de Sales, -(Valjunquera, Aragón, 1707-Valencia, 1774)-, Presbítero, Doctor en Teología por la Universidad de Valencia y Cronista de la Ciudad y Reino de Valencia. Sales anota en la portada que el ejemplar le fue regalado por don Francisco Celma, párroco de Catí.
Las 8 hojas preliminares comprenden portada, aprobaciones, -entre ellas la del padre e historiador Fray Francisco Diago (Viver, c. 1562-Valencia, 1615), calificador del Santo Tribunal de la Inquisición de Barcelona, dada en Barcelona en el Convento de Santa Catalina el 19 de julio de 1607-, dedicatoria del autor al señor don Pedro Manrique, Obispo de Tortosa y Proemio del autor.

El libro abraza, en complicada composición de capítulos, cuatro tratados diferentes: el primero es un ensayo general sobre las aguas potables, el segundo sobre las propiedades del agua de la fuente de nuestra Señora del Avellá en Catí (que, a su vez, incorpora tres tratados: sobre el desierto, sobre el triunfo del amor y la obediencia y sobre el lúcido intervalo del loco amante), el tercero sobre los milagros de dicha fuente y el cuarto contiene la descripción de la ciudad de Tortosa.

Para mejor comprensión de la estructura de la obra detallamos a continuación su composición con los títulos de los capítulos de cada parte:
Libro primero de las aguas potables. Que contiene cinco capítulos sobre las propriedades y virtudes del agua.
Capítulo I: De la nobleza del elemêto del agua en cotejo de los otros elementos. El autor con un amplio conocimiento del pensamiento clásico y patrístico siembra el texto con citas de Aristóteles, Platón, Marco Varron, Galeno, San Isidoro, Santo Tomás, etc. para sustentar la propiedad noble del agua.

Capítulo II: de la variedad de aguas Potables, y de las propriedades que ha de tener la buena agua. Hace el padre Verdú buen cumplido de su Obispo: El Reuerendissimo Obispo de Tortosa Don Iuan de Cardona, justissimo censor de las calidades de las buenas aguas, con solo el Tacto conocía su bondad o su malicia.

Capítulo III: en el qual haze cotejo de las aguas explicando qual sea mejor. Trata de las diferentes aguas: de río, pluviales, de cuevas, deshielos: Las aguas, en que se derriten, y resueluen la nieue, y yelo, son malas, por ser muy gruessas, y villanas.

Capítulo IV: del origen de las fuentes. Concluye el capítulo con Disgression en la qual breuemente trata, y auerigua, si tierra y agua tienen un mesmo centro.

Capítulo V: de la bondad del agua de fuente: en el qual prueua ser esta la mejor.
    Libro segvndo de las propriedades de la fuête del Auellà, que nace en el termino del lugar de Cati, Reyno de Valencia.
Capítulo I: que contiene una breue descripción del lugar de Cati y de su termino. Ofrece Verdú la descripción de su villa, los linajes, monumentos: Los amores de la patria me obligâ a que diga algo de ella, de su termino y linderos.

Capítulo II: de la fuente de nuestra Señora del Auellâ. Remonta las propiedades curativas de la fuente a la época de la reconquista: Algunos viejos del lugar tienê por tradicion de sus mayores, que esta fuente era muy celebre entre los Moros, quando nos tenian tyranizada España, por las maravillosas propriedades que tiene. Y se debe estimar el testimonio destos Paganos, por ser en aguas: y tâbien, porq^ como aborrecê medicinas compuestas, saben mucho de las simples y naturales. Verdad es, que parece seguirse desto ser el agua del Auellà medicata.
Capítulo III: de la singular propriedad de la fuente del Avellâ en curar enfermedades de sangre. Tras concluir este capítulo, los siguientes versan sobre ascética, mística y alejamiento del mundo.

Capítulo IV: de las propriedades del desierto: y porque las casa de deuocion ordinariamente estan en desierto.


    Capítulo V: de la libertad solitaria, y de un marauilloso triumpho de la obediencia religiosa. Describe a los eremitas: Los solitarios son los religiosos: y los desiertos esos monasterios, casas y Conuentos: han querido algunos, particularmente los modernos hereges, desacreditar estas sociedades, llamado cautiuerio y esclauonia a la libertad de Angeles.
Capítulo VI: de las prisiones del amor terreno: del lucido interualo del loco amante, diuidido en seys partes. Tras los capítulos IV y V anteriores dedicados a la ascética y mística, el padre Verdú desarrolla en este capítulo sexto el tratado sobre los pecados del mundo: Despues de los triûphos y vitorias del solitario, y religioso amor, bien será explicar las miserias, y cautiuerio del amor terreno, principalmente del amor sensual, cuya seruidumbre es mas dura, que Euristheo, y que el Toro de Phalaride, y que el Gorgon de Medusa, y que el Aguila de Prometeo. Tras la parte sexta continúa con Meditación de la muerte.

Capítulo VII: del desierto, casa, y fuente de nuestra señora de Misericordia y Avellà. Ofrece emotiva pintura de su villa natal y del Reino de Valencia: No se que se tiene la patria, que con ser la mia toda montes, peñas, y piedras, para mi no ay campos Eliseos que la puedan hazer cotejo… Dizen que la patria es buena para nacer, y morir, pero no para viuir: yo digo que para todo es buena, sino que para sabella estimar es bien ser algún tiempo peregrino… Naciones ay, q con desafuero se apassionan por la patria, tratando mal contra razón a los estraños, y estas naciones son barbaras. Otras la aborrecen tanto, que siempre persiguen a sus naturales, y esto es, aun mayor necedad. Otras con prudencia, y piedad reciben bien los estraños, no aborreciendo los naturales, y como los huéspedes han de ser tratados con mas cortesía, que los de casa, también se apasionan por los estraños. Esta es la côdicion de los Valencianos: riñen un estraño cô vn natural, y el Valenciano, si esta muy oprimido el estrangero, ponese en su defensa mostrado en esto la tà celebrada nobleza Valêciana.

Libro tercero de los milagros de la fuente de nuestra señora de Misericordia, y Auellà.

Capítulo I: de los milagros que ha hecho en curar lamparones, y otras enfermedades.

Capítulo II: de los milagros que haze la fuente de nuestra señora del Auella en curar mal de ojos, y sangre.


Capítulo III: de los milagros que haze la fuente de nuestra señora del Auellâ en curar quebrados.

Véaese la anotación manuscrita marginal al recto del folio 178 del padre Agustín Sales, en relación con el milagro sucedido al notario de Catí, Gabriel Sales: Curador de Josep Sales, mi abuelo, en 1658.

Capítulo IV (último): de un milagro de nuestra señora del Auellâ, y de las Santas Candida, y Cordula, cuyas cabeças están en la Seo de Tortosa.

    Descripcion de la ciudad de Tortosa. El autor, valenciano de nación y catalán de adopción, se extiende en elogios hacia la ciudad de Tortosa y sus habitantes:
."Es la mas populosa de Cataluña después de Girona. Côsiderada la vecindad no tiene mas gente Barcelona. Su Obispado es el mas rico…

...El lenguaje es el mejor de Cataluña, y Valencia, pues dexada la sobrada ternura del lenguaje Valenciano, y aspereza de Catalâ cerrado, se queda con vn buen medio y temperamento…

...La abundancia de pescado sabida es en todo el mundo: de aquí salè las sabogas, las lampreas para toda España: de aquí los sollos, y otros infinitos pescados: y con ser ansi, que donde se coge mucho de vn mantenimiento enfada, no se enfadan los desta ciudad del pescado, antes siempre, que la barca viene acuden como Aragonezes…

...El Ebro por la profundidad de las aguas, disimula tanto la aceleración del fin de su natural movimiento, que apenas se conoce donde camina… Parece que se le reuistio al Rio en entrar en Cataluña el ser dissimulado, y mas amigo de obras, que de ruydo, como lo son los Catalanes".
.
Salvá, 2030: "El triumpho del amor y obediencia y El Lucido intervalo etc. no son novelas sino casos morales y prodigiosos; ademas el libro tercero de la obra trata sobre los milagros de la fuente de nuestra Señora... En mi ejemplar se halla una nota de mano del anticuario D. Agustin Sales, calificando ésta de Opus rarissimum, y lo es en efecto, cuando se conoce no la vieron Nic. Antonio ni Jimeno. El primero cita una edición de 1617, y sin duda quiso significar la que yo tengo; el segundo habla de una de 1603, 8º, la cual no existe, y al mencionar la de 1607, dice ser en 4º".
.
Palau, 359.924.
.
CCPBE: referencia un único ejemplar (que fue del bibliófilo valenciano don Nicolau Primitiu y hoy en la Biblioteca Valenciana de San Miguel de los Reyes).
.
Biblioteca de la Universidad Literaria de Valencia: 1 ejemplar (no referenciado en CCPBE).
.
British Library: 1 ejemplar.
.
Catalogue collectif de France (CCFr): 2 ejemplares (Biblioteca Nacional de Francia y Bibliothèque Municipale Montpellier).

Para concluir los comentarios a esta singular obra acudimos al texto de Vicente Ximeno, Escritores del reyno de Valencia para tomar noticia de la vida y obra de fray Blas de Verdú.
Vicente Ximeno. Escritores del reyno de Valencia, chronologicamente ordenados desde el año M.CC.XXXVIII. de la Christiana Conquista de la misma Ciudad, hasta el M.DCC.XLVII, Valencia, 1747, 2 vols. fol. José Estevan Dolz.

"Fray Blas Verdù de Sans, natural de la villa de Catì en el Obispado de Tortosa, Reyno de Valencia. Tomò el Abito de la Orden de Predicadores en el Real Convento de Santo Domingo de esta Ciudad el dia 3 de Abril del año 1585. Fue discípulo del V Obispo de Albarracin D. Fr. Geronimo Baptista de La Nuza… Leyo Artes en nuestra Universidad a lo ultimo del siglo XVI y theologia en la iglesia Cathedral, y en el Colegio de Tortosa de su misma orden, en el qual tuvo el empleo de Retor, como asimismo en la Universidad de Tarragona. El estudio de las Sanctas Escrituras era su empleo mas continuo, y delicioso". (T. I, pág. 289, II).

Entre las obras que escribió Blas Verdú cabe mencionar La milagrosa navegación de San Raimundo de Peñafort, 1605, Barcelona, Sebastián de Cormellas, 4º; Engaños y desengaños del tiempo, con un Discurso de la explusion de los Moriscos de España, y unos Avisos de discreción para acertadamente tratar negocios, 1612, Barcelona, Sebastián de Cormellas, 8º, y De las lágrimas y conversión de la Magdalena, 1612, Barcelona, Sebastián de Mathevad, 8º.

El amor del padre Verdú por su Catí natal hace ponderar, tal vez, en exceso las bondades de su agua. Así parece insinuarlo el padre Vicente Marés en su obra La Fénix Troyana, ya citada en otro artículo de estas páginas (El maderero: una profesión valenciana ya desaparecida). San Juan de Ribera, Capitán General de Valencia y Patriarca de Antioquía, mandó a un grupo de médicos estudiar la calidad de las fuentes valencianas. Así nos lo narra Marés:

"Muchas fueron de las de Chelva consultadas, para aquel apasionado príncipe, Patriarca de Antioquia, y Arçobispo de Valencia, en el escrutinio, que de mandato suyo, hizieron los Medicos Valencianos, de las Fuentes mejores de todo el reyno, que motivo al Padre Maestro Verdù Dominico, dar a la estampa su curioso, y celebrado libro de las Aguas Potables, aunque favoreciendo a su patria, y por merecerlo diò el titulo de mejor, a la Fuente de nuestra Señora del Abellà, tan frequentada; pero no fue eligida de nuestro Principe, agua fuera de nuestra tierra, sino la de nuestro Turia, ò Guadalaviar, tomada en el termino de nuestra Villa, antes que los rios que le sobrevienen, adulteren sus aguas, y de ella beviò, mientras vivió, teniendo un confidente en Domeño, con segunda llave de sus cantaros". (p. 194).

Vicente Marés. La Fenix Troyana. Epitome de varias, y selectas historias, assi Divinas, como Humanas: Breve resumen de la poblacion del universo. Noticia, y descripcion de toda la tierra. Succinta fundacion de los lugares mas famosos de España, con la succession de quantos Principes la han dominado; y deleytoso Iardin de Valencianos. Valencia, 1681, folio, Mateo Penen.

Marés hace inventaro de las fuentes del término de Chelva y las reputa de calidad máxima. Esta es la relación: Cueva de Santa Villanueva, del Azoque, La Tarafa, del Pontuf, Brugente, Arrabal, Benajuay, la de Ollería, Fontanillas, Virgen del Remedio, Altos de Acud, Villar de Tejas, Mas del Olmo, Mas de las Doncellas, Tejeria, Rebuzaldas, Ermitaño y Garcesa.

Hoy la villa de Catí tiene su principal fuente de riqueza en el turismo y la agricultura. El agua de la fuente de L'Avellá se envasa y distribuye por sus propiedades medicinales.

Buen motivo para visitar este término del Maestrazgo y recordar el amor del padre Fray Blas Verdú por su lugar natal.

12 comentarios:

rui dijo...

Nos regalas con más un raro y muy interesante libro, y logras a conectar el pasado al presente (muy curioso el rotulo de la botella actual de esta misma agua!)
Encuadernación magnifica, pero una de época, para mío gusto seria mejor, aunque esta traga una valorización al libro.
Yo prefiero siempre que posible encuadernaciones de época.
No lograrías concluir sin lo precioso informe biográfico de Fray Blas Verdù de Sans.
Como siempre muy completo y informativo, es un grande placer disfrutar de tus conocimientos y tenemos que te agradecer por los compartirles con nosotros
Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Bienvenido al mundo hispanohablante después del Jet Lag!
Preciosa miniatura de la imprenta. Como siempre, más que una descripción del libro es una disección. Las anotaciones marginales le dan doble encanto a este rarísimo librito que lo hace grande.
Me quedo con el segundo libro según tu descripción y recomiendo una buena visita a Catí, hermoso pueblo y hermoso Ayuntamiento que, sino recuerdo mal, era una antigua lonja.
Cuando vaya a Valencia, además de la horchata y els fartons, ya sé que agua pedir.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Diego.
De nueva cuenta nos compartes una verdadera joya, obra rarísima pero además de gran valor para la historia local. La manera en que esta planteada es asombrosa, nos habla mucho del nivel intelectual del autor. Tres libros, con tres categorías, y tres jerarquías:
La materia, el espacio y lo sagrado.
Por otra parte la descripción de Tortosa sería la envidia de algunos de los actuales publicistas. Con respecto a lo mencionado sobre el lenguaje, sospecho que un comentario así, daría mucho de que hablar en la actualidad. Gracias por compartirla y acompañarla con tus atinadas notas.
Saludos bibliófilos.

lamberto palmart dijo...

Amigo Diego, cuantas delicias bibliófilas en un solo ejemplar. La Hidroterapia y el Termalismo es uno de los temas que incluye mi biblioteca. Recuerda mi artículo sobre el "libro de los baños de Thyermas". No suelen ser libros fáciles de encontrar sobre todo desde mediados del XVIII hacia atrás,y valenciano menos todavía, de manera que me ha encantado esta magnífica presentación, de esta rara obra, hecha con destreza y erudición.

Delicia también su rareza, pues muy poquitos ejemplares he visto en bibliotecas públicas. Y como no, ejemplar Salvá y encima documentado hasta los origenes
¡Que más se puede pedir! Pues justo lo que has hecho, documentarlo con dos libros magnificos. Enhorabuena una vez más
¡Chapeau!

Saludos bibliófilos.

DIEGO MALLÉN dijo...

Queridos colegas y cofrades bibliómanos Galderich, Rui, Marco Fabricio y Lamberto:

Muchas gracias por vuestros comentarios. Vamos formando entre todos un foro bibliófilo en el que podemos compartir nuestra pasión y nuestros libros. Es muy motivador y ameno. Personalmente disfruto enormemente. Mis carencias en materia libresca (¡soy de ciencias!) intento compensarlas con mi pasión por los libros.

De todas maneras pienso que no existen estudios de “bibliofilia” como tales. Están las carreras de letras y humanistas, las de archivística y bibliotecarios pero los conocimientos de bibliofilia se aprenden, sobre todo, en el día a día: viendo libros y libros, catálogos y catálogos, asistiendo a ferias, salones, pisando librerías, hablando, leyendo y ¡en internet!

Rui comparto contigo tu preferencia por los libros en su condición original; siempre es lo deseable. Es infinitamente mejor un libro (pongamos por ejemplo, una impresión gótica española del XVI) encuadernado en su pergamino original, arrugado, sucio y roñoso, que vestido con el mejor mosaico que pudo salir del taller del gran maestro Emilio Brugalla.

El saber por qué manos ha pasado un libro es muy seductor. Como dices Galderich, en este caso, las anotaciones marginales enfatizan la rareza del libro. Hay una seducción especial en el poder conocer los diferentes propietarios temporales (¡todos lo somos!) por los que pasó, por ejemplo, este libro de Las aguas:

1º: Francisco Celma, cura de Catí, siglo XVIII, que lo regala a
2º: Agustín Sales, Cronista de Valencia, siglo XVIII,
3º: Vicente Salvá, siglo XIX, que a su muerte pasa a su hijo
4º: Pedro Salvá, siglo XIX,
5º: Ricardo Heredia (siglo XIX),
6º: vendido en la subasta de la biblioteca de Heredia el 11 de mayo de 1894 con nº 6762 de catálogo.

¡Ah! Marco Fabricio has tocado un tema sensitivo en Valencia: la lengua. Como no soy político ni lingüista mi opinión tiene poco valor. De las palabras de Blas Verdú se puede inferir que la lengua valenciana y la lengua catalana, aunque diferentes de nombre, comparten la misma raíz y origen. Cuando Valencia era más poderosa que Cataluña, en el siglo XV, los primeros libros impresos en Barcelona llevaban el colofón de “impresos en lengua valenciana”. Cuando en el siglo XIX Barcelona era más poderosa que Valencia estableció como lengua común la “catalana” (todo ello sometido al buen juicio y criterio de Galderich).

Y, querido Lamberto, con tu comentario me has “picado” en la fatuidad bibliófila y he ido corriendo a los catálogos de la British Library y BNF a ver cúantos ejemplares de Las aguas corren por el mundo. He añadido al artículo el resultado de la búsqueda: hay un ejemplar en la British Library, dos en Francia y ninguno en Library of Congress, ni en bibliotecas públicas de Italia. Añadimos el ejemplar único que hay en bibliotecas públicas en España y la suma es más bien exigua. ¡Sabía que el tema de aguas te iba a gustar!

Caballeros, gracias de nuevo y seguimos en contacto.

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Como diría un tertuliano (que no deja de ser una tertúlia este blog): respondo por alusiones sobre el tema del idioma:
- Es una lástima que se ponga la política en cuestiones lingüísticas y pervierta lo que es natural;
- Para mi, llamese como se llame, un idioma es el mismo cuando hablo con alguien y nos entendemos sin problemas. "El nom no fa la cosa" que decimos en valenciano-catalan-balear;
- Sobre el tema de acentos es un tema que no entiendo. Todos los acentos y especificidades son iguales de importantes para un idioma porque todos lo construyen. Me gusta tanto el acento de un riojano como el de un nicaragüense como el de un sevillano en castellano: y tanto me gusta uno de Olot como uno de Catí como uno de Maó en catalán, idiomas que conozco y con los que disfruto.
Estas polémicas de donde se habla mejor las encuentro de otras épocas y por esto el libro que nos refieres me ha hecho mucha gracia porque contradice el tema que la mejor manera de hablar es la del Ampurdan como muchos pesados van diciendo! Pues no señores, la mejor manera es como habla cada cual!
- Y por otra parte me molesta que cuando los catalanes hablamos castellano tengamos que disimular nuestro acento y entonación porque parece que es risible mientras que el resto del mundo hispanohablante lo hace como aprendió de pequeño con su acento y sus giros y, como es lógico, no pasa nada.

En fin, son discusiones bizantinas que deberíamos tener asumidas y solucionadas para fomentar el feliz entendimiento de las personas porque la lengua es un puente de comunicación y no un muro de separación. Si además Google nos pone unos traductores fantásticos para poder las web, blogs y lo que se inventen esto es jauja-xauxa!!! El mito de Babel cae y hemos de estar a la altura de las circunstancias.

PD. Perdonarme el rollo pero son discusiones eternas que se deberían acabar e imponer el seny!

rui dijo...

Amigo Diego,
Estoy a leer un libro de Vergílio Ferreira “Nítido Nulo”, hallé dos frases muy interesantes:
“Aeneadum genetrix, hominum divumque voluptas” (debe haber una perfección a armonizar la vida) y
“A vida humana estendeu-se e o que havia nela encolheu. A vida humana é assim vagarosa, “objectivamente” vagarosa, mas o que acontece dentro dela é rapidissimo” (“La vida humana es ampliada y lo qué tenía en ella contrajo. La vida humana es así vagarosa, “objetivamente” vagarosa, pero qué sucede adentro de ella es rapidísimo”)
Cito estas frases por me parecer qué esto es un poco lo qué sucede con nosotros, los bibliómanos, buscamos algo para armonizar nuestra vida y intentar a retrasar su rapidez con la búsqueda de nuestros preciosos libros…es algo qué nos hace sentir que pasamos por la vida y no que la vida hay pasado por nosotros. Creamos algo de qué gustamos de compartirlo con nuestros amigos: nuestra biblioteca será un de los vestigios más fidedignos de nuestro paso por la tierra, es como un espejo de nuestra personalidad.
Es un poco un complemento de lo que expresó Galderich en referencia a “nuestra tertúlia”
“Pues no señores, la mejor manera es como habla cada cual!” (Yo soy portugués. pero mi gusta mucho de hablar con vosotros, puedo no exprimir con clareza lo qué pensó, pero estoy seguro que ustedes se esfuerzan para lo comprender.
Gracias por tu paciencia en me leer!
Saludos bibliófilos

lamberto palmart dijo...

Amigo Diego, sólo quería puntualizar un dato que te ayude a tu catalogación y complete los datos bibliográficos recogidos. Te falta el ejemplar de la Biblioteca de la Universidad de Valencia (Estudio General) del catálogo REBUIN. Eso si, en comercio, 99.99%, tienes el único. Enhorabuena.

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Rui, Anima-te a fazer teu blog de bibliofilia portuguesa. Seria um prazer conhecer o que se cocía em Portugal, nosso vizinho desconhecido.

Diego, perdoa que utilizemos teu blog como tertúlia bibliófila ou calcòfila como diz Lamberto.

Saludos calcófilos.

PD. La traducción es virtual, no es que yo sepa portugués! Ya me gustaría!

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigos bibliómanos: ya que estos tiempos no nos permiten reunirnos para pasar la tarde en la biblioteca del casino o en la de casa de uno de nosotros hablando de libros al menos tenemos el consuelo de este espacio virtual, foro de bibliófilos.

Gracias Lamberto por la referencia a un nuevo ejemplar de Las aguas, no conocía esa base de datos. Modifico el artículo con tu contribución. ¡Como encuentres más..!

Tienes mucha razón Rui con lo que representa la b iblioteca por eso también acertabas cuando hace poco escribías que es necesario trabajar en el catálogo de ella. Al final lo que queda es el catálogo. ¡De cúantos grandes bibliófilos que no tuvieron la dedicación para formar el catálogo desconocemos todo de ellos! Y si lo hubiesen formado, como Salvá, tendríamos además del placer de su lectura información valiosísima.

Saludos bibliófilos.

Anónimo dijo...

Buonasera Diego, un' opera davvero curiosa. Poco tempo fa abbiamo avuto un interessante libro sull' acqua potabile riguardante la bonifica di Arezzo e le sue valli. Il Vostro trattato sembra davvero magnifico. Saluti Francesco & Claudia

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigos Francesco & Claudia: muchas gracias por vuestro comentario y por tener noticias vuestras.

Os envío saludos bibliófilos con mi afecto.