domingo, 24 de enero de 2010

La primera edición valenciana de un best seller de cocina.

Ha pasado un año desde que asomó al blog (ver Lo útil y lo dulce) una fotografía de la encuadernación, -el lomo rotulado-, de un tratado de cocina y repostería. Entonces dijimos que más adelante daríamos detalle sobre el libro. Hoy, -con el acostumbrado retraso que acompaña siempre los asuntos de libros-, vamos con ello.

Francisco Martínez Montiño fue Cocinero Mayor de tres reyes de España: Felipe II, Felipe III y Felipe IV. Pocas noticias sabemos de su vida. Parece que de muy joven entró en las cocinas reales como pinche y despuntó prontamente por sus habilidades y buen hacer en los fogones.

Felipe II lo nombró Cocinero Mayor y en tan importante desempeño continuó con sus sucesores Felipe III y Felipe IV. En 1620, tras treinta y cuatro años sirviendo a la Corona en tan reales menesteres, se retiró con pocos ahorros y escaso patrimonio. Ello le mueve, en dicho año, a elevar un memorial a Felipe IV solicitando ayuda para sus hijos.

Montiño, -a quien los gastrónomos españoles bautizan como el Paul Bocusse de la época-, recopiló su conocimiento y saber hacer en un libro emblemático: Arte de la Cozina. La obra no solo reúne varios cientos de extraordinarias recetas sino que es un extenso y minucioso tratado del buen gobierno, uso y gestión de la Cocina: Montiño fija reglas y normas de conducta para la organización de la cocina, limpieza, jerarquía, servicio, preparación de la mesa, formación, compostura de cocineros, mozos y camareros, etc.

Siguiendo a Palau, el Arte de cozina fue dado a la estampa por vez primera en 1611 en Madrid, en las prensas de Luis Sánchez. Vino después la edición de 1617, Madrid, de Juan de la Cuesta (¡los pliegos impresos del Arte compartieron, muy probablemente, los mismos días, espacio, prensa y almacen con los de la princeps del Persiles!). Hubo cinco ediciones más durante el siglo dieciesiete.

La primera edición del Arte impresa en el siglo dieciocho lo es en  Valencia, en 1705. es pues, esta edición valenciana la séptima en orden cronológico. Tras ella siguieron varias impresiones durante dicho siglo (en Madrid y Barcelona) y comienzos del siguiente.

De un ejemplar de la edición valenciana de 1705 del Arte de cozina damos noticia a continuación:


Francisco Martínez Montiño, Arte de cozina, pasteleria, vizcocheria, y conserveria, compuesta por ... .., Cozinero mayor del Rey nuestro Señor, Valencia, 1705, En la Imprenta de Francisco Mestre, Impressor del Santo Oficio, junto al Molino de Rovella, 8º, 151 x 101 mm.


Encuadernación en pergamino de época, lomo rotulado con título. Llamamos la atención del bibliófilo acerca de la extraordinaria condición, -prácticamente perfecta-, en que se encuentra este ejemplar, poco habitual en libros de esta naturaleza sometidos al uso y desgaste por su consulta cotidiana.

Colación:

8 folios preliminares, 512 páginas, 9 folios con tabla.

Los ocho folios preliminares, -signatura ¶8-, contienen: portada, hoja con tasa y aprobación, dos hojas con Licencia del Rey Felipe III, -fechada el 11 de enero de 1610-, 3 hojas con Prólogo de Montiño al lector, hoja con Advertencia y al verso, el índice del capítulo primero (que comprende las páginas 1 hasta la 24). El índice del capítulo segundo, -que se extiende desde la página 24 hasta la 511-, va al final de la obra.

A continuación reproducimos por su interés parte de las páginas preliminares (recordamos al paciente lector la posiblidad de pinchar sobre la fotografía para ampliarla y leer con comodidad el texto).


Sign. ¶3-4, Licencia del rey Felipe III.






Sign. ¶5-7, Prólogo de Montiño al Lector y Sign. ¶8r: Advertencia.


Sign. ¶8v: Indice del capítulo primero. Reproducimos a continuación las páginas del capítulo primero dedicadas a De la limpieza de la cozina, y del govierno que ha de tener el Cozinero mayor en ella.






"Procurese, que sean de buena disposicion, liberales, de buen rostro, y que presuman de galanes, que con esso andaran limpios, y lo seràn en su oficio...".


El capítulo primero continua con recomendaciones precisas para servir la mesa, limpieza y porte de los mozos de comedor y una relación de menús para banquetes. Establece Martínez Montiño tres fechas relevantes para las que elabora y presenta menús de banquete: día de Navidad, mes de mayo y septiembre.

En la pagina 24 comienza el  capítulo segundo dedicado a presentar un imponente conjunto de recetas de cocina. Leyéndolas observamos como todas ellas están ceñidas a la hoy llamada cocina de mercado. Martínez Montiño huye de lo que califica, a lo largo del texto, como cocina de fantasía. De nitrógeno líquido, nada de nada, por supuesto...

Reproducimos algunas de las páginas:





Sobre las pinzas de la langosta: "...y pondras al derrredor las piernas con sus conchas, porque gustan los señores de partirlas...". Los cangrejos pequeños. "...los señores gustan de partirlos con los dientes, y chupar los tuetanos".



Concluye la obra en la página 511 con la receta de potaje de castañas. Como rezan las últimas líneas de la obra era intención de Martínez Montiño continuarla con un recetario de cocina extranjera y de su criticada cocina fantástica:

"Con lo qual por agora doy fin à este libro, porque en èl casi todo lo que hallares es al vso español: pero siendo Dios servido, y teniendo salud, entiendo sacar à luz y ampliar este libro con algunas cosas extranjeras: y también pondré algunas cosas fantásticas: que sirven para banquetes: las quales son mas de curiosidad, y ostentación que de necesidad”.

En la página 512 y en los 9 folios siguientes se relacionan las tablas con el índice del capítulo segundo recogiendo el nombre de las recetas descritas.








Referencias bibliográficas:

Palau, 155.364, referencia esta edición, única impresa en Valencia.

CCPBE, un único ejemplar en Valencia, B. Valenciana.

No en Salvá, Vindel, Graesse, Brunet ni CCFr.

Cuestión final: ¿dos estados de esta edición, dos ediciones valencianas en el mismo año?

Cotejada la colación del presente ejemplar con el ejemplar BV, Valencia (único registrado en Catálogos de Bibliotecas Públicas) observamos las siguientes diferencias significativas en su foliación y signatura:

Ejemplar DM: 8 f., 512 págs., 9 f. Sign.: ¶8, A-Z8, Aa-Kk8, Ll6

Ejemplar BV: 8 f., 576 págs., 10 f. Sign.: ¶8, A-Z8, Aa-Oo8, Pp2

La foliación y signatura de ambos ejemplares es diferente: ¿dos estados u emisiones de la misma edición o dos ediciones diferentes salidas ambas de las prensas de Francisco Mestre en 1705?

Palau al referenciar la edición no da colación. Menciona exclusivamente un ejemplar ofrecido de esta rara edición valenciana en México en 1936.

Esperamos que con la ayuda de la Biblioteca Valenciana de San Miguel de los Reyes resolver prontamente este enigma del que daremos noticia inmediata.

domingo, 10 de enero de 2010

Pedro de Syria.

Escasas noticias han llegado hasta nuestros tiempos sobre la persona de Pedro de Syria, nacido en Valencia hacia 1575. La información más detallada está recogida en la obra del presbítero Vicente Ximeno, Escritores del Reyno de Valencia, Valencia, 1747, 2 vols., que tan a menudo citamos y consultamos. El resto de fuentes que hacen mención a Pedro de Syria transcriben literal y directamente las palabras de Ximeno.

Justo será, -antes de entrar en los pormenores de la figura de Pedro de Syria-, tomar breve pausa para elogiar la obra monumental de Ximeno que junto con las de sus paisanos, Biblioteca Valentina de José Rodríguez, 1747, Biblioteca Valenciana de Justo Pastor Fuertes, 1827, y Diccionario de las Imprentas que han existido en Valencia de José E. Serrano Morales, 1898, forman un extraordinario corpus bibliográfico valenciano (complementado con otros numerosísimos trabajos como la Bibliografía en Lengua Valenciana, de José Ribelles Comín, Madrid, 1920, el Catalech descriptiu de les obres impreses en Llengua Valenciana desde 1474 fins 1700, de Eduardo Genovés Olmos, Valencia, 1911, Apuntes para escribir una Bibliografía Eucarística Valenciana de Juan Churat, Valencia, 1894, Ensayo de una bibliografía valenciana del siglo XVIII, de Francisco Martí Grajales, etc.).

Valencia, que cuenta con una de las más extensas bibliografías regionales de España, tiene el reto de acometer y coronar con éxito una gran empresa: la elaboración del Catálogo Tipobibliográfico de la Imprenta Valenciana, que abrace la producción tipográfica de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Volvemos a Ximeno donde leeremos la noticia sobre este ilustre y poco conocido valenciano, Pedro de Syria, cuyo nombre trae evocación de distantes tierras de oriente:

“Natural de la Ciudad de Valencia, Doctor en ambos Derechos. Leyò Jurisprudencia Civil por espacio de tres años en esta Universidad; y aunque después se dedico a la Practica, le quedó la costumbre de escrivir todos los días algo de Teorica. Tuvo mucha afición a la Nautica; y se hizo tan erudito en ella, que aviendo llegado à noticia del Rey Felipe III dice Esquerdo que le llamo su Mag. para Piloto Mayor de los Galeones de Flota, con mil y quinientos pesos de sueldo; pero que u poca salud, y avanzada edad le impidieron entrar en esta ocupación”.

Un jurista apasionado por el arte de marear: noble mezcolanza para este insigne valenciano que nos dejó varias obras impresas y entre ellas un afamado tratado de navegación del que damos breve resumen a continuación:

Pedro de Syria. Arte de la verdadera navegacion. En que se trata de la machina del múdo, es a saber, Cielos, y Elementos: de las mareas, y señales de tépestades: del Aguja de marear: del modo de hazer cartas de nauegar: del vso dellas: de la declinacion y rodeo, que comunmente hazen los pilotos: del modo verdadero de nauegar por circulo menor: por linea recta sin declinacion ni rodeo: el modo como se sabra el camino, y leguas que ha nauegado el piloto, por qualquier rumbo: y vltimamente el saber tomar el altura del Polo. Dirigida a la S.C.R.M. del Rey Don Phelippe el tercero, señor nuestro. Compvesta por.. ., natvral de la ciudad de Valencia, y Letrado en la dicha ciudad. Con privilegio Real... Vendese en casa de Francisco Miguel librero, a la calle de Caualleros, Valencia, 1602, En casa de Iuan Chrysostomo Garriz, junto al molino de Rouella, 4º, 200 x 150 mm.


Encuadernación pergamino de época, lomo rotulado con título. Ligera galería de polilla en margen superior de últimos folios sin afectar al texto.

Colación:

4 folios preliminares, incluyendo portada con grabado xilográfico, 152 páginas, 4 folios de tablas. Grabados xilográficos en el texto, tablas.

Los cuatro folios preliminares incluyen, además de la portada, dedicatoria del Autor al rey Felipe III, hoja de licencia impresa en lengua valenciana y firmada por Juan Alfonso Pimentel y Herrera, Conde de Benavente, Capitán General de Valencia, hoja de aprobación por Pedro Juan Asensio por mandato de Juan de Ribera, patriarca de Antioquía y Arzobispo de Valencia y hoja de Nota del Autor al Lector.

En la dedicatoria a Felipe III habla Syria de los tres grandes marinos de la Humanidad. Son hombres "que por sus maravillosas navegaciones dignos de perpetua alabanza": Cristobal Colón, genovés, Vasco de
Gama, portugués y Fernando de Magallanes, portugués.


 

Páginas de dedicatoria al rey Felipe III con mención de las conquistas y glorias de Cristóbal Colón, Vasco de Gama y Fernando de Magallanes (pínchese directamente sobre la fotografía, así como en las siguientes, para acceso directo al texto).

Licencia real impresa en Lengua Valenciana, firmada por el Capitán General de Valencia, el Conde de Benavente.

La obra está dividida en 38 capítulos cuyos títulos contenidos en la Tabla final se muestran a continuación:



En el capítulo VI, pág. 21 Pedro de Syria atribuye el nombre de Colonia a América: “La quarta parte del mundo es Colonia: y nombrase assi por Colon, que fue el primero que la descubrió”.





El lector paciente puede acceder al contenido completo de la obra examinando el ejemplar digitalizado de la Biblioteca de la Universidad de Valencia (BUV).

Josef Rodríguez, Biblioteca Valentina, Valencia,1747, Joseph Lucas, folio. Pág. 393:

“Alaba à nuestro Valenciano, el Insigne Escritor Aragonès, licenciado Francisco Marcuello, Canónigo de la Santa Iglesia Colegial, de la Ciudad de Daroca, en su Historia Natural, y Moral, de las Aves, cap. 68, fol. 204”.

Vicente Ximeno, Escritores del Reyno de Valencia, Valencia, 1747, Joseph Estevan Dolz, folio, T. 1, pág. 307.

Nicolás Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, Madrid, 1788, Viuda de Ibarra, T. II, pág. 239. Ante la falta de información sobre Pedro de Syria opta Nicolás Antonio por crear dos registros diferentes: uno para el autor del Arte de la verdadera navegación y otro para el resto de obras, indicando que no tiene plena seguridad sea la misma persona.

Salvá, 3822.

Heredia, 546, (ejemplar Salvá).

Magss Bros, Books printed in Spain and Spanish books printed in other countries. Cat. No 495, Londres, 1927, ref. 985, págs. 702-3. reproduce portada, emisión 1.

J. G. T. Graesse, T. VI, pág. 542.

F. Vindel, Manual gráfico-descriptivo del bibliófilo hispano-americano (1475-1850), Madrid, 1930. T.IX, pág. 171, ref. 2873. Reproduce portada emisión 1.

Palau, 314.796. No debió ver ejemplar pues colaciona "6 láminas" que no lleva la obra. El error muy probablemente se origina al tomar los datos de Vindel que también lo indica debiendo referirse, sin duda, al número de grabados xilográficos incluidos en el texto.

No en Brunet.

CCPBE: 7 ejemplares. CCFr: 3. British L.: 1.

Consideracions tipobibliográficas.

1. La Biblioteca de la Universidad de Valencia (BUV) conserva dos ejemplares de la obra correspondientes a dos emisiones diferentes. La diferencia reside, exclusivamente, en la última línea de la portada. En la emisión 2, -al que corresponde el ejemplar aquí colacionado-, tras la línea: "al molino de Rouella. Año 1602" se añade otra con el nombre del editor: "Vendese en casa de Francisco Miguel librero, a la calle de Caualleros". la emisión 1 no lleva la línea con el nombre y seña del editor.

2. En la portada, la palabra “Real”, -de la frase "Con Privilegio Real"-, ha sido tachada con tinta de época en el presente ejemplar y en de la BUV (mostrado digitalizado, correspondiente a la emisión 1). También en el ejemplar reproducido por Vindel. El ejemplar Maggs lleva la palabra sin tachadura.

3. El primer cuadernillo (con sign. [Christus]4) está mal encuadernado en el presente ejemplar y en el digitalizado por la BUV, presentando los folios el orden siguiente: 1-3-2-4.


La vida de Pedro de Syria.

Parece existir común acuerdo por parte de quienes han escrito sobre Pedro de Syria en afirmar que fue gran teórico de la navegación pero careció de experiencia práctica. El cargo de Piloto Mayor de Galeones concedido por Felipe III no llegó a ejercerlo debido a su avanzada edad.

Felipe Picatoste en su Apuntes para una biblioteca cientifica española del siglo XVI, Madrid, 1891, ref. 766, asevera que Syria no tenía experiencia práctica alguna. Sin embargo en el Prólogo del Autor al Lector, del Arte de la verdadera navegacion Syria manifiesta que: “Los muchos ruegos de algunos amigos, a los quales es justo obedecer, me han mouido a q^ sacasse a luz este libro, que ya casi tenia oluidado, despues que me di a la Iuris prudentia”. Esta frase da a entender que el texto podría venir de la experiencia previa y práctica en el mar de Pedro de Syria con anterioridad a su dedicación a la actividad jurídica.

Por otro lado debemos presumir que Pedro de Syria estuvo cautivo tres años en Argel. De tal situación da fe un manuscrito existente en la Real Academia de la Historia de Madrid (ver referencia en CCPBE) titulado: Memorial que trata como se puede ganar Argel... hecho por Pedro de Siria letrado valenciano y cautiuo que ha estado tres años y medio en Argel, y cosmógrafo de su Magestad. El manuscrito de trece folios está fechado en 1618 y concluye: "Sali de Argel en el mes de henero deste año 1618".

¿Había sido hecho cautivo Pedro de Syria en algún combate naval, o mientras estaba al gobierno de un galeón? Queda abierto un campo interesante para los estudiosos e investigadores: la vida marina de Pedro de Syria.

Las otras obras de Pedro de Syria son de naturaleza jurídica, escritas en latín, e impresas en Valencia. Las relacionamos siguiendo, nuevamente, a Ximeno:

1. Practicarum forensium Quaestionum Liber Primus, Valencia, 1603, Garriz. dedicada al Duque de Lerma y Marqués de Denia, Francisco Gómez de Sandoval y Rojas. Nota al final de la obra indicando la acabó de escribir en el año de 1593.

2. Practicarum Forensium Quaestionum Liber Secundum, Valencia, 1603. Indica Ximeno, siguiendo a Joseph Rodríguez, parece quedó manuscrita en la librería del Obispado de Orihuela.

3. De  juramentis, seu de Quaestionibus juramentalibus, desconociéndose si se dio a la estampa.

4. Genealogia de S.C.R. Magestad del Rey N. Señor D. Felipe IV. por la descendencia de las Casas de Castilla, Aragon, Cataluña, Portugal, y Austria, Valencia, 1626, Felipe Mey.

Obras a las que hay que añadir el manuscrito anteriormente indicado sobre Argel.

Vicisitudes bibliófilas.

Adquirí el ejemplar que ha servido de base para la presente colación en noviembre de 1996. Obra relativamente rara (¡manejamos los bibliófilos con poca disciplina el concepto de raro y no deberíamos olvidar, -o releer de vez en cuando-, las categorías que Pedro Salvá estableció para tal asunto en el prólogo del Catálogo!).

Andando el tiempo, -ocho años más tarde-, apareció en Valencia el ejemplar Salvá del Arte de la verdadera navegación. Corría el verano de 2004. Un librero valenciano, -el mismo a quien adquirí mi ejemplar-, lo puso en comercio en una cifra varias veces superior a la que en su momento satisfice por mi ejemplar, pero que puede entenderse de "mercado" considerando los años pasados de la compra de mi ejemplar a éste y su procedencia singular.

En noviembre de 2004 el ejemplar Salvá pasa, en el Salón del Libro Antiguo de Madrid, a manos de un librero francés. Meses después un intermediario, que sabe de mi interés por los ejemplares Salvá, da con el libro en París. Con el deseo irrefrenable de ayudar al bibliófilo, envióme amable correo alabando la rareza infinita y proveniencia insigne (¡qué rápido se aprenden los hiperbólicos y elogiosos giros franceses!). La misiva electrónica concluía con una escalofriante y aterradora cifra  (acompañada del amistoso "pero si te interesa podemos hablar para intentar ajustar al máximo").

El correo recibido me hacía recordar oportunamente los versos recogidos por Francisco Almela y Vives en La bibliofilia en España, Valencia, 1949, pág. 24:

Dios te guarde libro mío,
de las manos de un librero;
pues cuando te está alabando
es cuando te está vendiendo.

Contesté al intermediario en los términos que el lector discreto supondrá y el libro, obviamente, siguió en los plúteos de la librería parisina. Al año siguiente lo encontramos ofrecido en una de las casas de subasta más conocidas de Alemania. No debió venderse y volvemos a dar con él, en el catálogo de la misma casa un año después. De allí pasó a un librero americano que desde hace tres años lo ofrece sin éxito.

Conclusión: tras seis años saltando de las manos de un librero a otro, el ejemplar Salvá del Arte de la verdadera navegación sigue aguardando paciente y, -suponemos-, con mucha melancolía el momento feliz en que pueda cerrarse la deseada transacción. El instante que los manuales de teoría económica definen como el punto en que la curva de oferta y demanda se cruzan igualándose. Y algo tan sencillo y que cada día, en el universo infinito del comercio y del intercambio, se produce para un sinfín de productos y servicios, se alarga y se resiste durante ya seis años para un simple, pero hermosísimo, libro. En términos de Teoría Económica esta situación responde a los parámetros que definen lo que se conoce como mercado reducido y estrecho.

¡Ojalá el ejemplar Salvá pueda ser disfrutado por bibliófilo (será lo más deseable) o por una institución (muchísimo menos deseable)! Hasta hoy, con sus atribuladas idas y venidas el ejemplar ha viajado mucho y ha mareado más haciendo honor a su nombre, pero no ha salido del circuito de los libreros.

Hablar de precio y valor en el mundo del libro antiguo es asunto complejo. En 1927 el ejemplar Maggs del  Arte de la verdadera navegacion estaba marcado en catálogo en 42 libras. Lo comparamos con otros títulos del catálogo: Bocaccio, Libro llamado Cayda de Principes, Alcalá, 1552, Brocar, 35 libras, Bocaccio, Ilustres mujeres, Sevilla, 1528, Cromberger, 85 libras, Crónica del Cid, Burgos, 1593, Varesio, 7 libras, Palacios Rubios, Tratado del esfuerço belico heroico, Salamanca, 1524, Rossiñolis, 25 libras, Cervantes, Don Quixote (primera y segunda parte en primera edición), Madrid, 1605, 1615, Juan de la Cuesta, 3.800 libras, Cervantes, Don Quixote (primera y segunda parte) Bruselas, 1607, 1616, Velpius, H. Antonio, 52 libras, Raymundo Lulio, Liber de ascensu et descensu, Valencia, 1512, J. Costilla, 16 libras, Petrarca, Remedios.., Sevilla, 1513, Cromberger, 16 libras… ¿Conclusión? ¡Que el prudente lector alcance la suya pues en materia económica y de valoración todos los criterios tienen aristas!

En los últimos años los libros de navegación han disparado su precio en remates de subastas. Siempre han sido perseguidos, pero todos nos quedamos sorprendidos y admirados cuando el 17 de junio de 2008 en Christie’s, Nueva York, un ejemplar de la primera edición de El Arte de Navegar de Pedro Medina, Valladolid, 1545, Francisco Fernández de Cordova, remató en la friolera de 578.500 dólares (400.000 euros, aproximadamente, o mejor: 65 millones de pesetas). Las leyendas bibliófilas (que al igual que las urbanas existen y se alimentan continuamente) hablan de varias fortunas rusas apasionadas en estos últimos años por reunir libros de navegación… No obstante, como indica Salvá en el prólogo del Catálogo "considero las ventas públicas como una guía muy poco segura para conocer el valor de los libros".

Y en esta tarde fría de invierno, en la que contemplamos desde la ciudad de Valencia la sierra Calderona  primorosamente blanca, Pedro de Syria dialoga con los cosmógrafos Jerónimo de Chaves, Pedro Apiano y Juan de Sacrobosco al amor y compaña de los libros de la biblioteca. ¡Dios nos guarde a todos y preserve nuestros amadísimos libros!


sábado, 2 de enero de 2010

La primera historia de la Orden de Malta escrita e impresa en España...

…con los versos de Lope de Vega dedicados a su Autor y a la Orden.


Armas de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de Malta (dicha de San Juan de Jerusalem y de Rodas) (1).

Iniciamos el año con los deseos de Salud, Felicidad y Libros para los amigos bibliófilos y lectores.

Este primer artículo del nuevo año lo dedicaremos a comentar una obra, no excesivamente rara, pero con varias particularidades y anécdotas bibliófilas que esperamos puedan ser de interés para el discreto lector.

Se trata de la primera historia de la Orden de Malta escrita e impresa en castellano. Fue publicada en dos volúmenes: el primero vio la luz en Valencia en el año de 1626 y el segundo, en Zaragoza, trece años más tarde, en 1639.

Su autor, fue el aragonés, caballero profeso de la Orden, Frey Juan Agustín de Funes, La Figuera y Zapata.

Las singularidades a las que hacemos mención corresponden, primeramente, al hecho de contener versos de Frey Lope de Vega, también profeso en la Religión y Milicia de San Juan, dedicados al autor y a la Orden. Por otro lado, a la dificultad para el bibliófilo de reunir ambos volúmenes que fueron publicados con trece años de diferencia y que suelen correr en comercio separadamente.

Daremos colación de los dos volúmenes que componen la obra.

Volumen I:



Frey Juan Agustín de Funes. Coronica de la Ilustrissima milicia y Sagrada religion de San Iuan Bautista de Ierusalem. Por Fray Don Ivan Avgvstin de Funes Cavallero de la dicha Religion en la Castellania de Amposta, del Reyno de Aragon. Al Serenissimo Principe Fray Antonio de Paula, Gran Maestre de la Mesma Religion, y de la Orden Militar del Santo Sepulchro de Ierusalem, Principe de Malta, de Rodas y el Gozo, Valencia, 1626, folio, Por Miguel Sorolla, junto à la Universidad, 275 x 175 mm.

Encuadernación en pergamino de época, con título manuscrito en lomo. Planos con cruz de Malta. Ex libris (siglo XX) con cruz de Malta e inscripción: Bibliotheca Hierosolymitana. Nobilis equitis Hon. Et Dev. Domini Ch.

Colación:

Blanca, portada con los escudos de armas en grabado xilográfico (el de la Orden en cabecera y el del Gran Maestre Frey Antonio de Paula, de la Lengua de Provenza, bajo el título), 7 folios preliminares con aprobaciones, dedicatoria, sonetos y cronología de los Grandes Maestres de la Orden, 582 páginas, 13 hojas con tablas, blanca.

Folio 3, recto (sign. &3): Dedicatoria al Gran Maestre Frey Antonio de Paula.
Pág. 1. Libro primero de la Crónica.
Primera hoja de Tablas.

Volumen II:



Frey Juan Agustin de Funes. Coronica de la ilvstrissima milicia, y sagrada religion de san Ivan Bavtista de Iervsalem. Al serenissimo, y eminentissimo señor fray Ivan Pavlo lascaris de Castellar, su Gran Maestre, y de la Orden Militar del Santo Sepulcro de Ierusalem, Principe de Malta, de Rodas, y el Gozo. Segvnda parte. por fray don Ivan Agvstin de Fvnes, Cauallero de la misma Religion, Comendador de Mallen, y Recibidor por su Comun Tesoro, en la Castellania de Amposta, Zaragoza, 1639, folio, Por Pedro Verges, 290 x 204 mm.

Encuadernación en pergamino de época. Ejemplar afectado por algunas manchas antiguas de agua.

Colación:

22 folios preliminares incluyendo portada con escudo de armas grabados al acero de la Orden y del Gran Maestre Lascaris, 635 páginas, 22 hojas de tablas.

Hoja de dedicatoria al Gran Maestre, Frey Juan Paulo Lascaris.

La Serna, 4.104, colaciona los dos volúmenes. Indica que en su juego falta la portada del segundo.

Graesse, T. II, 647, data los dos volúmenes con la misma fecha y lugar: Valencia, 1626.

Palau, 95.873, colaciona ambos volúmenes.

CCPBE: 21 ejemplares para el primer volumen (de los que 2 faltos), 19 para el segundo (de los que 5 faltos).

CCFr: 2 ejemplares.

No en Salvá, no en Brunet.

El Autor:


Frey Juan Agustín de Funes nació en el seno de una noble familia, a final del siglo XVI, en Bubierca, provincia de Zaragoza.

En 1607 profesó el hábito de la Orden de San Juan, tal como narra en la dedicatoria de la obra, -volumen primero-, que dirige al Gran Maestre de la Orden, Frey Antonio de Paula:

“De diez, y ocho años, Serenissimo Señor, que tengo de habito, puedo asegurar hauerlos gastado todos en seruicio de nuestra Sagrada Religion, pues de hauerla seruido por espacio de diez con las armas, en siete Carabanas, y quatro viajes voluntarios à Levante, y Berueria, sobre las galeras y galeones; he continuado lo demás del tiempo con la pluma, ocupándome en sacar a la luz esta Coronica, para dar con ella noticia en estos Reynos de España de lo mucho que deue agradecer la Christiandad el zelo, y continuos trabajos de nuestra Religiosa Milicia…”.

En 1626 Frey Juan residía en Valencia. En esta ciudad concluyó y dio a la estampa la primera parte de la Coronica.

Su hermano, Martín de Funes, era Presbítero, Doctor en Derecho, Canónigo Penitenciario de la Santa Iglesia Metropolitana de Zaragoza y Vicario General en Valencia del Arzobispado. Posteriormente, Martín de Funes fue nombrado Obispo de Albarracín.

Martín de Funes, como Vicario General del Arzobispado de Valencia, en el folio segundo del volumen primero de la Coronica da licencia para imprimir la obra. En el texto de la licencia hace mención a que el autor es “Hermano nuestro” y fecha la licencia en Valencia, en el Palacio Arzobispal a 16 de febrero de 1626.

Frey Juan Agustín pasó, -suponemos que pocos años después-, a residir en Zaragoza donde recibió la encomienda de la Villa de Mallén de la Orden de San Juan y fue nombrado Recibidor del Común Tesoro de la Orden en la Castellanía de Amposta (2).

Siguiendo a Latassa que cita, a su vez, a Lanuza, Frey Juan Agustín de Funes:

“…desempeñó siempre con la espada las empresas de su Religión, y las obligaciones de su sangre, y con la pluma las esperanzas de su grande ingenio en los dos volúmenes de la Historia de su Orden…” (3).

Fue Frey Juan de Funes prototipo del caballero del Orden de San Juan, "mitad monje, mitad guerrero", cualidades a las que sumó su virtud para escribir la primera historia de la Orden en lengua castellana: “...que professays con la espada lo que escriuis con la pluma”.

Ya citamos en otro artículo al Barón de San Petrillo recordando alguna de las innumerables gestas realizadas por la Orden. Tras este resumen de la vida de Frey Juan de Funes completaremos la imagen de los Caballeros de Malta con otra cita extraída de la misma fuente:

"...Las acciones caballerescas, rayanas en la sublimidad, regístranse a centenares. Ya en el asedio de Margat donde los musulmanes, asombrados, no encuentran en el asalto al castillo de la Orden un defensor con vida; ya en el combate junto a las murallas de Acre donde cargan trescientos caballeros contra diez mil soldados del Sultán y salvan la ciudad a costa de su sangre, pues perecen todos, con el gran maestre Rogelio a la cabeza; ya en la defensa de Rodas, bajo cuyos muros quedan tendidos ochenta mil turcos; ya, finalmente, en el desigual combate de la isla Delfina, que estremece de entusiasmo a Europa entera.

El caballero de Hocquincourt, con la galera a su mando, fue sorprendido en la ensenada de la isla Delfina, por la escuadra del Gran Visir. Cincuenta hombres componen la dotación de la galera, a las ordenes de Hocquincourt. Por la espalda tiene la costa enemiga, y por la proa cantan los serviolas treinta y tres naves de alto bordo, en cuyos topes flamea la insignia de la media luna.

No olvidemos que es la época de la hidalguía. La caballerosidad tiene un común arraigo en moros y cristianos. El almirante turco no puede vanagloriarse de una victoria que con tanta facilidad va a conseguir, y envía un mensaje al caballero, invitándole cortésmente a la rendición.

 La clásica frase de los duelistas al iniciar el combate: “en guardia”, fue la altiva y lacónica respuesta de Hocquincourt. La galera maltesa iza en el palo mayor el rojo pabellón con la cruz de ocho puntas y empieza a vomitar andanadas de fuego. ¿El resultado del combate…? ¿Qué importa? ¿No sientes, caro lector, que recorre tu cuerpo una escalofriante emoción al rememorar con detenimiento aquella escena sublime? ...Estos eran los caballeros de Malta" (4).


El Papa Sixto V invistiendo en el año de 1582 con los atributos de Gran Maestre de la Orden, -la Espada y el hábito Sanjuanista-, a Hugo de Loubens-Verdola (5).

La obra:

Escribe Frey Juan en el volumen primero, Prologo a la Nacion Española:

“Nadie puede dudar, que la Religion de San Iuan Bautista de Ierusalem, no sea de las Militares, la mas general, propagada, y quien solamente incluye toda la Nobleza de la Christiandad. Por ver, que las otras Naciones tienen en proprias lenguas Historia de la Religión, y que solamente nuestras Provincias de España carecen de su verdadera, y entera noticia… emprendi esta labor en servicio suyo…

Nuestra Religion està compuesta de todas las Naciones de Principes, y Republicas Christianas, si bien diuidida en ocho Lenguas ò Congregaciones diferentes, la de Proenza, la de Aluernia, la de Francia, la de Italia, la de Aragon, la de Alemania, la de Ingalaterra, la de Castilla, y Portugal…

Y siendo verdad, que la Nacion Francesa tiene Historia propia, y particular de las cosas de la Religion, y la Italiana, la general de Iacomo Bosio, con los hechos hazañosos de los hijos de cada vna, parece desdicha de nuestra Nacion Española, que haya faltado hasta estos tiempos, quien en su propio lenguaje escribiese con fundamento, y de propósito, el principio, antigüedad, y progreso desta Sagrada, y Religiosa Milicia…”.

El volumen primero está divido en VI libros que narran la historia de la Orden, desde su fundación en Jerusalem por el monje Gerardo en el año de 1048 hasta el año de 1523 con la toma de la isla de Rodas por los sarracenos.

El volumen segundo también dividido en VI libros comprende la historia de la Orden desde la salida de Rodas, la petición de los caballeros de la Orden al Emperador Carlos V en 1529 de la isla de Malta, su establecimiento y fortificación de la isla y los combates mantenidos contra los turcos hasta el año de 1565.

Este segundo volumen incluye relaciones nominales, de gran interés, de caballeros de las diferentes Lenguas que combatieron y murieron en combate.

Versos de Lope de Vega:

Frey Lope Félix de Vega, con el hábito de la Orden de San Juan de Jerusalem.

El Fénix de los Ingenios profesó como caballero Sanjuanista y fue contemporáneo de su hermano en la Orden Frey Juan de Funes. Probablemente no tuvo conocimiento inmediato de la edición del primer volumen de la Coronica, cuestión que debió incomodar a Funes.

Bien seguro que la situación se resolvió con un carteo entre ambos hermanos de Orden. Y en el segundo volumen de la Coronica (recto sign. b1) se reproduce la Carta de Frey Lope Felix de Vega Carpio, del Abito de San Iuan. A Fray D. Ivan Agvstin de Funes Cauallero del mismo Abito:


Transcribimos para mayor comodidad en su lectura el contenido de la carta:

"Deue a v.m. nuestra Sagrada Religion de S. Iuan la mayor parte del honor que tiene, pues ha sido, y será su Coronica lustre, gloria, y inmortalidad de su nombre, quedando el de v.m. para siempre entre sus alabanças, con la mayor que ha tenido Escritor de nuestros tiempos. Oy llega a mi noticia, que v.m. la tenia de mis inorancias; porque cayera en sacrílega descortesía, sino le huuiera respondido con mil agradecimientos como agora lo hago. Y en virtud de su prcepto siruo con mis versos a essa Segunda Parte, que será Primera entre los Anales del mundo, y de Zaguan a la entrada de tan suntuoso Palacio, como ya le imagino. Guarde Nuestro Señor a v.m. y el le pague las honras, y fauores que en la suya me haze, de que deuo quedar tan obligado, como desuanecido. De Madrid 4. de Deziembre, de 1632.
Capellan de v.m. Fr. Lope Felix de Vega Carpio".

El verso de este folio contiene los composición en sextetos que Lope de Vega dedicada a Funes y a la Sagrada Milicia de San Juan:



Transcribimos también los versos de Lope de Vega, respetando la tipografía original (a excepción del uso de la v intervocálica):

Gloria del Ebro undoso,
Espiritu gentil, a cuya pluma
Este siglo dichoso
Debe el estudio de tan docta suma,
Y nuestra Sacra Religion el zelo,
Con que la igualas al eterno Cielo.

Musas, conceptos, arte
En tus ilustres meritos (ò Funes)
Intentando alabarte,
Parecerán hyperboles comunes,
Que como la materia, al arte excede,
Sola la lengua del silencio puede.

Tu serio, docto, y grande
En el estilo puro, y sonoroso
De tu Pluma suave
Y en tanta suavidad tan sentencioso,
Que Retorica dulce deleytando,
El fin del arte, alcanças enseñando.

Los felices progresos
De la Sagrada Religion Bautista
Ya que los indefesos
Animos que la barbara conquista,
Invasion del cruel Bosforo Tracio
Sufrieron en los muros tanto espacio.

Oy deben a las Plumas
En inmortal estudio exercitadas,
Por estendidas sumas,
Quanto obraron sus inclitas espadas,
Y a la tuya, entre todas eminente,
Aquel laurel que coronò su frente.

Y aquellos que en Lepanto
Vio el mar con tanto honor perder la vida,
De tu instituto Santo,
La blanca insignia en Purpura teñida,
Sin otros mil, que hubieran escondido
Las negras aguas del oscuro olvido.

O quantos valerosos
Capitanes, murieron en tierra agena,
O en mares procelosos,
Rebueltos en el agua, y el arena,
O entrando por las Barbaras Cruxias,
Cubriera noche sus felices días.

Eternizò la Gloria
Romana Livio, y Xenofon la Griega,
A cuya grave historia
La heroica tuya, la ventaja niega,
Por quien de Rodas en ceniza oculta,
Malta Fénix Crucífera resulta.

Y asi con este nombre,
O Livio Aragones, o ingenio ilustre
La Religion te nombre
De su inmortal valor eterno lustre,
Ciudad de Dios es Malta, y assi agora
Nuevo Agustin la esmalta, ilustra y dora.

Oy a tu noble frente
Dôde antes fue su instituciô prevista,
Produzga la corriente
Del rio que le dio nombre al Bautista,
Contra invidias de márgenes Leteas,
Laurel Fenicio, y Palmas Idumeas.




 Erga Amicos et Contra Inimicos Dei (5).

Vicisitudes bibliófilas:

Indicábamos al comienzo del artículo que no es obra rara la Coronica. El número de ejemplares en bibliotecas públicas lo atestigua. Sin embargo no es común verla ofrecida en mercado.

En mi caso, encontré el ejemplar del primer volumen en una librería de París en el año 1996. Aún sabiendo no era obra completa, pensando en su rareza, adquirí el volumen: tanto el contenido de la obra como su impresión valenciana me inclinaban sin duda alguna a ello.

Han tenido que transcurrir trece años hasta dar con un volumen de la segunda parte para completar mi ejemplar. El volumen segundo fue ofrecido en subasta, hace unos meses, en Madrid. Así logré reunir la obra completa por un medio que aunque parezca sencillo es de la mayor complejidad.

Siempre hemos escuchado la sentencia de bibliófilos avezados o de grandes libreros que no es ni conveniente ni buen negocio comprar obras faltas, pues la probabilidad de reunir el juego completo es igual que la de encontrar la aguja en el pajar. En este caso, la suerte me acompañó... tras trece años de paciente espera.

En el mercado nacional un librero de Barcelona ofreció en el año 1995 un ejemplar de la Coronica bien completo de sus dos partes. El catálogo del librero cerraba la colación con el siempre desagradable, molesto y temido “c.p.” (consultar precio al librero). Lo cual hacía suponer, sin error a equivocación, que la cifra demandada debía ser más que importante.

En el año 2004 un librero de Zaragoza ofreció en su catálogo otro ejemplar, tambien completo de las dos partes. El precio marcado en catálogo era razonable (o accesible, términos que los bibliófilos solemos tender a confundir). Lamentablemente cuando llamamos para interesarnos el ejemplar había volado… y por lo que podemos verificar en el CCPBE está ahora en los plúteos de la Biblioteca de las Cortes de Aragón, en Zaragoza, donde le deseamos larga y sosegada vida.

Ex libris:

Como comentábamos anteriormente, el primer volumen de la Coronica, lo adquirí en París a un reputado librero anticuario en su establecimiento de la rue Bonaparte, próximo ya al Quai Malaquais.

De tertulia en su librería, -rodeado de ejemplares maravillosos vestidos con las encuadernaciones más deseables que uno jamás pueda imaginar que existan-, le pregunté por la procedencia del ex libris. Esta fue su respuesta:

-Era de un diplomático italiano, Caballero de Honor y Devoción de la Orden de Malta. A lo largo de muchos años reunió una magnífica biblioteca sobre la Orden. Próximo a su retiro, hace unos veinte años, decidió ponerla en venta. Los mismos libros que me compró, después los fui vendiendo. Los libros se dispersaron y todavía de vez en cuando salen a comercio o subasta. Con los fondos que obtuvo puso en marcha su sueño: adquirir una noble casona en La Valleta y vivir en Malta el resto de sus días. Nada más instalarse en la isla murió de repente. Hoy su viuda reside en La Valleta… Así es la vida, amigo mío.

Cuento con algún otro ejemplar proveniente de la Bibliotheca Hierosolymitana. Cuando lo examino, contemplo unos instantes su ex libris circular con la cruz de ocho puntas, que representa las ocho Lenguas de la Orden y trae a memoria a los Caballeros el ejercicio de las ocho Bienaventuranzas. Y releyendo el texto que lo acompaña tenemos unos instantes de recuerdo para la figura del bibliófilo, diplomático y noble caballero Sanjuanista "Domini Ch." con sus afanes, ilusiones, amor y entrega a la Orden secular.



(1). Armas estampadas en los planos de la encuadernación de un ejemplar de la obra: Traité de l'administration des bois de l'ordre de Malte, de'pendans de ses Grands_Prieurés, Bailliages & Commanderies dans le Royaume de France, París, 1757, 4º, Chez Le Breton. (Ejemplar que perteneció, llevando su sello en el interior, al Gran Maestre Frey Emmanuel de Rohan-Polduc, que lo fue en el periodo de 1775 a 1797).

(2). Ver en la página web de la Villa de Mallén la historia de los Comendadores de la Orden de San Juan.

(3). Félix Latassa, Biblioteca Nueva de los escritores aragoneses.., Pamplona, 1799, T. II, págs. 562-564.

(4). José Caruana y Reig, Barón de San Petrillo, La capilla bizantina de San Juan y los Caballeros de Malta, Valencia, 1952.

(5). Frey Bartolomé Veltronio, Statuta Hospitalis Hierusalem, Roma, 1588, Paulo Manuzio, Tipografía del Popolo Romano, folio. (Grabados pertenecientes a la obra).