domingo, 16 de enero de 2011

Usurpación de armas (¿de don Pedro de Aragón?) en una encuadernación heráldica del XVII.

En la reciente visita de los amigos bibliófilos catalanes a Valencia comentábamos el reducido conjunto de nobles españoles, -en los siglos XVII y XVIII-, que encuadernaron con sus armas los volúmenes de sus bibliotecas. Echábamos cuenta de su número y no llegábamos a las dos docenas: el marqués de Caracena, el duque de Medina de las Torres, el marqués de Moya, el duque de Alba, don Pedro de Aragón, el duque de Alcalá, los condes de Monterrey, además de todas las armas reales. Y no hay mucho más...
.
Nuevamente nos venía la obligada comparación con nuestra vecina Francia donde Eugène Olivier en su Manual de l'amateur de reliures amoriées françaises, París, 1924-38, censó ¡casi tres mil diferentes supralibris heráldicos franceses o directamente relacionados con Francia!
.
En un artículo de este Blog dimos noticia de dos encuadernaciones heráldicas españolas del siglo XVII poco conocidas: una con las armas del duque de Alcalá y la otra con armas inicialmente no identificadas. En este último caso  gracias a la valiosa y aclaradora ayuda de mis buenos amigos bibliófilos Urzay y Lamberto Palmart logramos determinar su atribución, -en clara muestra de la eficiencia del trabajo virtual en equipo-, a los VI condes de Monterrey.
..
Ahora, con idéntica esperanza traemos una singular y manipulada encuadernación para, -con la colaboración de todos los conocedores y amantes de la intrincada ciencia del blasón-, descifrar su proveniencia y establecer la filiación de las armas que lucen sus planos.
.
La encuadernación en cuestión, -sin duda salida de taller napolitano en el siglo XVII-, viste un hermoso e importante tratado de genealogía y heráldica: Nobleza del Andalvcia de Gonzalo Argote de Molina, impreso en Sevilla, 1588.

Comentaremos previamente sobre las características y las dudas que ofrece dicha encuadernación para dar, al final del artículo, resumen del repertorio nobiliario que contiene.
.
Encuadernaciones de don Pedro de Aragón.
.
Para situarnos sobre los posibles antecedentes de dicha encuadernación haremos breve reflexión sobre las de la biblioteca del Virrey de Nápoles, don Pedro Antonio de Aragón y Fernández de Córdoba, II marqués de Pobar (Lucena, 1610, Madrid, 1690). Su biblioteca contó con 3.800 títulos que donó, a su muerte, al monasterio de Poblet, donde fue enterrado.
.
Examinando alguno de los títulos de la biblioteca de don Pedro de Aragón, -entre ellos los nueve con los que cuenta la Biblioteca Lázaro Galdiano; censados y reproducidos en la obra de Juan Antonio Yeves, Encuadernaciones heráldicas de la Biblioteca Lázaro Galdiano, Madrid, 2008, refs. 106 a 114)-, podemos concluir de manera sucinta sobre los siguientes aspectos:
.
Todos las encuadernaciones de los volúmenes de la biblioteca, con independencia de su tamaño, presentan igual composición en el motivo central de sus planos: armas de don Pedro de Aragón.  Estas armas portan Aragón en el cuartel partido y Castilla y León en el cortado, cruz de Calatrava acolada y timbre con corona de marqués sostenida por dos ángeles. Sobre la corona ducal se leen las palabras “Don Pedro” y bajo las armas “De Aragón”.

Encuadernación con las armas de Don Pedro de Aragón conteniendo la obra:
Bucelino, Gabriel, Nucleus insigni Lectionis variae fructu locuples. Historiae cum Sacrae, tum prophanae cognitione compendiossisimâ atque utilissimâ praegnans. Excolendae juvandaeque memoriae perquam accomodus. Autore. R. P. F. .., Monacho Theologo Vveingarttensi Benedictino. Augusta Vindelicorum, Typis Iohannis Praetorii, Ulm, 1659, Johann Gorlinum, 8º, 142 x 80 mm. (ejemplar examinado por nuestro amigo y bibliófilo Xavier Caballè en su visita a Valencia).
Generalmente, los planos de los volúmenes en pequeño tamaño, como el arriba mostrado, están enmarcados con doble hilo dorado y con cuatro florones en los vértices interiores (algunos en vez del doble hilo lleva la orla dorada descrita a continuación).
.
.
Los planos de los volúmenes de mayor tamaño, -como el arriba mostrado correspondiente al registro 113 de la obra citada de Yeves Andrés-, están enmarcados, generalmente, con doble orla dorada de seis milímetros de anchura cada una, realizada con la misma rueda. En las esquinas exteriores de la orla interior lleva alternadas las armas de Castilla y León utilizando para ello el mismo hierro que el usado en el cuartel cortado. El nombre de don Pedro de Aragón figura en estas encuadernaciones en el espacio comprendido entre la orla exterior y la interior. Algunos ejemplares sustituyen una de las dos orlas por doble hilo dorado.
La mayoría de las encuadernaciones de don Pedro de Aragón fueron realizadas en Italia durante su mandato como Virrey de Nápoles. Todas comparten como base el tafilete o marroquín rojo.

A su vuelta a Madrid, se encuadernaron en España con la misma composición algunos volúmenes (ver reproducción nº 114 de la obra citada de Yeves Andrés), apreciándose manifiesta pérdida de finura y calidad respecto a los trabajos italianos. En estas encuadernaciones españolas la corona de marqués queda convertida en ducal.
Definidos, -de breve manera y a los propósitos de este análisis-, los tipos de composición en los planos de los volúmenes de las encuadernaciones de don Pedro de Aragón, mostramos a continuación una singular encuadernación. Esta comparte con las de don Pedro de Aragón algunos de sus componentes y motivos y, a su vez, presenta determinadas diferencias y manipulaciones.

¿Una encuadernación contemporáneamente manipulada y usurpada a don Pedro de Aragón?
 
Encuadernación plena piel sobre cartón, tafilete rojo, siglo XVII, lomo con nervios, florones dorados entre nervios y título grabado Nobleza de Espanna, planos según descripción adjunta, cortes dorados, 305 x 225 mm.

El examen de esta encuadernación (que en adelante llamaremos "encuadernación manipulada") y su comparación con la referencia 113 del catálogo de Yeves Andrés pone de manifiesto las consideraciones detalladas a continuación.

Aspectos comunes entre ambas encuadernaciones:
  • Piel: tafilete rojo similar y de la misma época.
  • Orlas doradas en planos. Orla exterior e interior de los planos elaborada con la misma rueda dorada con idéntica anchura (6 mm.), motivo y composición.
  • Castillo en vértices: mismo hierro dorado para el castillo en vértice superior izquierdo e inferior derecho.
  • Florones dorados en vértices interiores de orla interior: mismo hierro dorado.
  • Hierros dorados con los motivos de corona de marqués y composición de ángeles idénticos en ambas encuadernaciones.
Aspectos diferentes entre la encuadernación manipulada y la 113 catálogo Yeves Andrés:
  • León en vértices: en la encuadernación manipulada el león en vértice superior derecho e inferior izquierdo ha sido sustituido por castillo. En el plano anterior de la encuadernación se aprecia bajo el castillo impreso en estos vértices trazas de la impresión previa del león. En el plano posterior la impresión del castillo ha sido realizada directamente sobre la piel virgen.
  • La encuadernación manipulada no lleva estampada las bandas “Don Pedro” y “De Aragón”. Examinando la encuadernación con lupa de aumento se concluye que dichas leyendas nunca fueron estampadas en esta encuadernación al no existir rastro alguno de huella de impresión o restos de oro. 
  • En la encuadernación manipulada el área con las armas originalmente estampadas (probablemente las de don Pedro de Aragón) ha sido recortada y desprendida la piel, en ambos planos. En dichas áreas se ha insertado (de manera tosca) otras armas estampadas sobre piel marroquín rojo. Estas armas llevan cinco castillos de gules puestos en sotuer. Los hierros de estos castillos (¿de factura o diseño significativamente posterior?) son diferentes a los de las armas de don Pedro de Aragón y a los de los vértices de la encuadernación. La flor de la pieza de piel sustituida tiene tacto más áspero, grano algo más grueso y el tafilete rojo es de tintura más oscura. 
  • En la encuadernación manipulada se ha borrado la cruz de Calatrava acolada en las armas y se ha sustituido por la cruz de Santiago acolada. El examen de la encuadernación permite distinguir la marca de impresión del jefe y puntas de la cruz original de Calatrava tanto en su huella como en restos de oro.
El examen anterior arroja, con todas las reservas, las siguientes conclusiones preliminares:
  • La encuadernación manipulada se elaboró en el mismo taller napolitano y en el mismo tiempo en que se realizaron las de don Pedro de Aragón. 
  • La encuadernación manipulada compartió con las de don Pedro de Aragón la misma piel, ruedas doradas, florones, corona de marqués, motivos de ángeles y motivos de castillos (mismo hierro) en los vértices interiores. 
  • La encuadernación manipulada nunca llevó de origen los leones en los dos vértices de la orla interior del plano anterior ni la banda “Don Pedro” y “De Aragón”.
Dos reflexiones adicionales a las anteriores:

El título de la obra estampado en el lomo pone de manifiesto también que ha sido grabado  fuera de España. Nobleza de Andalucía muda, -ante el probable desconocimiento de dicha región por parte del artesano dorador que entiende tiene entre sus manos un libro impreso en España en lengua castellana-, por el de Nobleza de Espanna (al carecer de la letra ñ queda sustituida por doble n).

Los ejemplares de la biblioteca de don Pedro de Aragón suelen llevan en su hoja de guarda dos anotaciones manuscritas referentes a su signatura topográfica en los términos "Est. xx. G. xx". Así se colaciona en varios de los ejemplares descritos por Yeves Andrés. También el ejemplar de la obra de Gabriel Bucelino arriba indicado lleva la signatura: "Est. 16. G. 5". Sin embargo las hojas de guarda de la encuadernación manipulada no llevan anotación alguna de signatura topográfica. ¿Quiero ello decir que desde el taller napolitano siguió camino diferente a los ejemplares de don Pedro de Aragón?
.
Por tanto, y como se ha indicado, nuestra encuadernación sufrió dos manipulaciones directas, palpables y reconocibles a primera vista sobre su anterior estado tal como muestran las fotografías siguientes del plano anterior y posterior (puede usarse el zoom sobre la fotografía para apreciarlas con total nitidez):
.

  • Sustitución de las armas (con toda seguridad de don Pedro de Aragón) por armas no identificadas, no siendo posible determinar el momento de esta acción.
  • Modificación, borrado y sustitución de la cruz acolada de Calatrava por la cruz de Santiago. Manipulación realizada, sin duda alguna, en el mismo momento que se elaboró la encuadernación. 
Hay fundamentos que conducen a pensar que el proceso de manipulación fue, en su conjunto, estrictamente contemporáneo al de su encuadernación original. Serían, básicamente los siguientes: 1º los castillos de los vértices del plano superior fueron impresos directamente sobre la piel virgen, 2º sobre los planos de la encuadernación nunca se estampó la doble leyenda con el nombre de don Pedro de Aragón y 3º el cambio de la cruz de Alcántara por la de Santiago fue realizado con el mismo dorado que el resto de la encuadernación.
.
Los criterios que hacen pensar que la manipulación de la encuadernación, o parte de dicha manipulación, fue posterior a su confección se basarían en las siguientes premisas: 1º el hierro con el castillo de las nuevas armas es diferente al hierro usado en las de don Pedro de Aragón (quien modificase los leones de los vértices por el castillo utilizando el hierro de las armas de don Pedro debería haber también usado el mismo hierro para hacer las armas con los cinco castillos) y 2º fundamentalmente la tosquedad de la manipulación y sustitución de la pieza de piel denota un trabajo a todas luces impropio de la finura y elegancia del taller napolitano donde se confeccionó la encuadernación original.
.
Y aquí el enigma: ¿quién fue el marqués usurpador de esta encuadernación, caballero santiaguista, que arrancando las existentes estampó sus armas con cinco castillos en gules puestos en sotuer acoladas con la cruz de Santiago? ¿Fue dicho marqués osado contemporáneo del Virrey don Pedro de Aragón; residía también en Nápoles durante los años 1662 a 1672? ¿Acudió el desconocido marqués al taller napolitano del encuadernador de don Pedro de Aragón a solicitar encuadernación similar con las modificaciones indicadas? 

Tal vez nuestro desconocido marqués vivió algún siglo más tarde y realizó, por tanto, muy posteriormente, la manipulación en la encuadernación que sin duda alguna salió del taller napolitano en el siglo XVII donde don Pedro de Aragón mandó hacer las que vestían los volúmenes de su preciada biblioteca.

Lanzamos la invitación a los amigos genealogistas y bibliófilos a intentar descifrar este enigma y poner nombre al propietario de las armas de la ecuadernación usurpada.
 
Nobleza de Andalucía.

Para concluir el artículo damos breve colación del ejemplar que contiene la encuadernación manipulada y de sus especiales particularidades.
.

Argote de Molina, Gonzalo, Nobleza del Andalvcia. Al catolico Don Philipe. N.S. rey delas Españas de las dos Sicilias de Hiervsalem de las Indias orientales i occidentales archidvqve de Avstria dvqve de Borgoña de Bravante i de Milan còdede Habsbvrg de Flandes i de Tirol hijo de Carlos. I nieto de philipe padre de la patria piadoso felice avgvsto i vencedor. Gonçalo Argote de Molina dedico i ofrecio esta historia. Con previlegio, Sevilla, 1588, Fernando Díaz, folio, 300 x 222 mm.

Colación: 10 folios preliminares incluyendo portada (con las armas de Felipe II), 348 folios, que incluyen más de 500 grabados xilográficos con escudos de armas y blasones.

El presente ejemplar tiene la particularidad de contener muchos de estos blasones iluminados a mano de época de acuerdo con las instrucciones que el propio autor deja impresas en los preliminares de la obra.

Procedencia: Anotación manuscrita del siglo XVIII en portada: De la librería de Don Antonio Navarrete y sello de tinta del bibliófilo y editor murciano Antonio Pérez Gómez (Cieza, 1902 - 1976), en hoja de guarda: Biblioteca Antonio Pérez Gómez.


Gonzalo Argote de Molina (1548-1596) fue uno de los grandes humanistas españoles del siglo dieciséis. Escribió este tratado sobre la nobleza de Andalucía que tiene el mismo origen que la castellana y leonesa. La obra se extiende por las diferentes épocas de la historia: romana, goda, visigoda, invasión de los moros, reconquista. Incluye transcripciones de mármoles y monedas romanas y escudos de armas de las familias andaluzas y sus entronques con las castellanas, navarras, etc.

Para elaborar su obra Argote de Molina se basó en un conjunto de manuscritos que relaciona en el folio séptimo de preliminares así como en las Crónicas de Ambrosio de Morales, Zurita, Garibay, etc. Pero su trabajo va mucho más allá de la recopilación y síntesis de estas Crónicas aportando numerosas noticias hasta entonces desconocidas sobre el origen de las ciudades andaluzas (Jaén, Baeza, Úbeda, Cazorla), sus familias y linajes.

También recoge romances por vez primera impresos como el de la batalla acontecida en el año 1333 en que don Alonso Meléndez, Maestre de Santiago, vence en desigual combate  a las muy superiores tropas del rey moro de Granada, el que canta los desafortunados amores de Macías, criado de don Enrique de Villena o las serranicas de don Iñigo López de Mendoza.

De acuerdo con Salvá existen ejemplares que llevan dos hojas adicionales con un mapa impreso de Jaén. El ejemplar Salvá (hoy en la Biblioteca Lázaro Galdiano) lo lleva. También lo lleva el ejemplar de Agustín Durán (hoy en la Biblioteca Nacional de Madrid). Ningún otro ejemplar censado lleva el mencionado mapa.

Los diez folios preliminares comprenden: portada con armas del rey Felipe II a quien está dedicada la obra, aprobaciones, comentarios del autor incluyendo el Orden que sea de gvardar en la pintvra de los escudos, dos folios con Lvgares qve se an de acrecentar y enmendar en esta historia (corrección de errores), un folio con la relación de libros manuscritos utilizados por el autor en la preparación de la obra, dos folios con el Indice de los escvdos de armas, linages, y apellidos contenidos en la obra y un folio con dedicatoria  Al Reyno de Iaen y a las qvatro Ciudades del y a don Ivan Diaz de Fvenmayor del Conseio y Camara, de el Rey.

Galería fotográfica.

Nobleza de Andalucía no es obra rara en términos bibliófilos (¡si todavía podemos mantener dicha calificación a un libro del siglo dieciséis del que puede aparecer, -a lo sumo-, uno o dos ejemplares en comercio cada dos o tres años!). La obra está bellamente compuesta e impresa.

El interés particular y depredador de muchos de quienes a lo largo de más de tres siglos fueron sus lectores por arrancar el folio correspondiente a las armas de su familia, ha hecho que una parte importante de los ejemplares que han llegado hasta nuestros días estén faltos. Por ello numerosos ejemplares contienen hojas manuscritas sustituyendo las originales arrancadas.

En las fotografías mostradas a continuación se reproduce el índice completo con la lista de apellidos que figuran en la obra por si algún lector tiene curiosidad. Se reproduce también páginas con armas iluminadas y sin iluminar, el romance inédito de la batalla contra el rey moro de Granada, el del criado Macías y las serranicas de don Iñigo López de Mendoza.
.
Fol. preliminar 4 verso: Orden qve sea de gvardaren la pintura de los Escudos.


Sigue en las tres fotografías siguientes el romance de la victoria en el año de 1333 sobre el rey moro de Granada:


Las tres fotografías siguientes reproducen las páginas dedicadas a los desafortunados amores del malogrado Macías, criado que fue de don Enrique de Villena:


Siguen en las siguientes tres fotografías las gestas y composiciones poéticas, serranicas, de don Iñigo López de Mendoza:

   
Laserna, 5882.

Salvá 3540: su ejemplar fue el del propio autor que lo enriqueció con su retrato y regaló a su hijo Agustín Argote: “precioso ejemplar de esta obra rara y el único que reúne las siguientes circunstancias: Todos los escudos de armas están perfectamente iluminados con la exactitud que exigen las reglas heráldicas; comprende un mapa de Jaen, iluminado también… Esto parece probar que el mapa debe acompañar la obra de Argote: sin embargo el presente ejemplar es el primero en que lo he visto… La Nobleza de Andalucía ha merecido el elogio de cuantos han hablado de ella: el Sr. Muñoz Romero advierte que las noticias preciosas que contiene dan mucho valor á esta obra; y Sedano dice, que se estima por el Nobiliario mas clásico que tenemos, sin embargo de no haber publicado el autor los libros III. Y IV.- A pesar de parecer ageno á su contenido se insertan en este volumen varios romances viejos ó antiguos, de los cuales ha publicado algunos el Sr. Durán en su Antología”.

Palau, 16.170, da también referencia de la segunda edición de la obra impresa en Jaén en 1866 indicando su rareza por haber sido pasto del fuego la práctica totalidad de los ejemplares.

Vindel, I, 165.

Brunet, I, 421.

Graesse, I, 195: “la portada falta a menudo”. 

Yeves Andrés, Juan Antonio, La estética del libro español. Manuscritos e impresos españoles hasta finales del siglo XVI en la biblioteca Lázaro Galdiano, Madrid, 1997, ref. 65, ejemplar Salvá: “Este ejemplar es el que el autor hizo para su hijo dando a cada escudo sus colores, y es, en este concepto, ejemplar único” (Lázaro). Indica el catálogo que en la actualidad el ejemplar no lleva el retrato del autor, que Salvá atribuye al pintor Francisco de Pacheco.

CCPBE: 51 ejemplares de los que 14 faltos. Uno solo lleva el mapa de Jaén citado por Salvá (ejemplar Agustín Durán en BNM) y 4 iluminados (incluyendo ejemplar Lázaro).

CCFr: 13 ejemplares de los que uno iluminado (ejemplar duque de Angulema).

BL: 2 ejemplares.

14 comentarios:

Bach dijo...

Como siempre apasionante entrada y magnífico libro!. El escudo podría ser de los Fernandez de Heredia, importante familia aragonesa desde el siglo XIV. Saludos.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Querido Diego.

Me parece fascinante la manera en que a partir de una irregularidad en la encuadernación, construyes todo un caso con derivaciones históricas, políticas geográficas y por supuesto heráldicas.

Espero la solución de tan "delicioso" enigma, mientras tanto he aprendido muchas cosas que desconocía.

Un libro cabalmente hermoso, podría ser la joya de la corona, de muchas bibliotecas heráldicas.

Gracias por las numerosas fotografías, dan la oportunidad de disfrutar plenamente el libro y el planteamiento del caso.

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

¿Por qué los apuntes realizados a partir de anécdotas (en este caso la visita a València)pueden llegar a resultados como este?

Si bien es cierto que todos estos análisis ya los tenías hechos previamente la chispa te ha llevado a elaborar una entrada genial que de un punto vas a otro suguiriendo mil propuestas.

Sobre las encuadernaciones me ha encantado el reaprovechamiento de los hierros de encuadernador y la substitución (un poco chapucera...) de la parte central del escudo.

Y del libro de heráldica, ¡qué decir! Yo que estaba orgulloso de mi Adarga catalana... tendré que revisar mis prioridades... ;-)

Un fuerte abrazo y lamento no poderte informar sobre el "marqués reciclador". Conociendo un poco a Bach yo seguiría la pista que nos da sobre el tema.

Urzay dijo...

Como en las mejores novelas de misterio, me da la impresión de que la solución al enigma que nos planteas en esta entrada se encuentra delante de nuestros ojos, y si se descubre parecerá tan evidente que resulte raro no haberse dado cuenta antes. Tenemos una encuadernación heráldica, modificada, que cubre, curiosamente... ¡un nobiliario! Voy a poner dos comentarios seguidos, porque me voy a extender y la primera vez, al pulsar “publicar comentario”, blogger me lo ha borrado todo por demasiado extenso.

Durante la entrada has analizado magníficamente las pistas, y no sólo eso, has llegado a dos conclusiones fundamentales: la encuadernación salió del mismo taller napolitano que hacía las de don Pedro de Aragón y fue manipulada, al menos en parte, allí mismo. Sólo queda saber qué armas son las que tiene ahora, y por qué aparecen ahí.
La primera linea de investigación por tanto, es el escudo. Yo no soy especialista en heráldica, pero mirando un poco de bibliografía parece que, como muy bien apunta Bach, podría pertenecer a algún Fernández de Heredia. Sin embargo, buscando en el portal de archivos españoles (PARES) y en la colección Salazar de la Real Academia de la Historia yo no soy capaz de encontrar pistas concluyentes. Sí, hay un conde de Fuentes desde 1660 con esos apellidos, que antes es marqués de Mora (el escudo....), pero no le encuentro vínculos con Nápoles. También un conde de Aranda contemporáneo que figura a veces como Fernández de Heredia, pero ocurre lo mismo que con el anterior. Como por ahí la solución no parece fácil, volvamos entonces al libro.
Además de la encuadernación, el libro ofrece afortunadamente una segunda linea de investigación, más desapercibida: hay 2 notas de anteriores poseedores. Una es reciente, la del bibliófilo Antonio Pérez Gómez. Vayamos a la otra, la de la portada. El nombre, don Antonio Navarrete, no es muy significativo. Pensemos por un momento que una suscripción es una muestra a veces insuficiente para datar un tipo de letra, y como sabemos cuándo se encuadernó el libro, busquemos en la bibliografía del virreinato de Nápoles qué nombres aparecen en los círculos de gobierno durante los años de don Pedro de Aragón. Sobre el tema del mecenazgo en ese contexto hay varios estudios recientes de Diana Carrió-Invernizzi, y al revisar el primero ya aparece... un Antonio Navarrete, decano del Consejo Real y persona de confianza del virrey.
(http://www.raco.cat/index.php/Pedralbes/article/viewFile/122946/170226).
Evidentemente no es suficiente, hay un escudo que aclarar.
Seguimos mirando y en otro estudio de la misma autora (El gobierno de las imágenes, Madrid, 2008) resolvemos el título, puesto que Antonio Navarrete (o Antonio Pérez Navarrete) resulta ser también marqués de Terzia.
Hacemos una búsqueda bibliográfica, y en una nota de impresor a una edición de Andrea Cirino, “Feste celebrate in Napoli per la nascita del Serenissimo Prencipe di Spagna nostro Signore”, etc., Nápoles, Carlo Faggioli, 1659, resolvemos el tema de la cruz de Santiago: “La feste celebrate da questa Fedelissima Città di Napoli... si deuono imprimere nella nostra Stamparia di SS.Apostoli ad istanza del Signor D.Antonio Nauarrete, Marchese della Terza, Caualiero dell’Habito di S.Giacomo, e del Consiglio di Sua Maestà d’ordine di S.E., etc.”

Urzay dijo...

Continuamos:
Tenemos ya lo suficiente para hacer una hipótesis: pensemos que entre 1666 y 1672 Antonio Navarrete hace encuadernar un libro (o más) de su propiedad en el taller donde están encuadernando los volúmenes del virrey Pedro de Aragón; pensemos que pide una encuadernación del tipo de las que están haciendo al virrey, (no necesariamente suplantada o falseada, sino siguiendo ese modelo, que sin duda conoce) y que en el taller (al repetir tantas veces la del virrey, gran bibliófilo) se confunden, se dan cuenta y rectifican los vértices y la cruz de Calatrava por la de Santiago. ¿Han estampado ya las armas erróneas? Probablemente sí, pero no hay manera de saberlo sin conocer las armas del marqués de Terzia: cabría la posibilidad de una segunda manipulación ulterior, por la razón que has comentado (la sustitución del escudo es un poco tosca, y en ese taller se trabaja muy bien). Si se comprueba el escudo que usaba Antonio Navarrete se puede completar el círculo. En este rápido examen yo no he encontrado ningún testimonio coetáneo, pero tenemos algunos indicios: volvamos, de nuevo, al libro.
En el índice, que has reproducido completo, buscamos Navarrete. Aparece, y curiosamente se ve, al ampliar la imagen, que está marcado a la izquierda con un guión trazado a pluma. Remite a los folios 147 y 310. Vamos a esos folios. En el primero encontramos una referencia escueta a los Navarrete de Baeza. Sale el escudo, que no es éste, pero curiosamente también el de Torres, que sí tiene 5 torres como éstas, y que pasó a Nápoles. Aún así, no parece haber una relación directa. Vamos pues al otro folio, el 310. Ahí sí, desde el f.308 vº encontramos una amplia descripción de los Navarrete y de un linaje relacionado, Amescua. Aparecen citados muchos nombres, pero al final dedica un amplio pasaje a un Garci Fernández de Navarrete, que estuvo en Nápoles con el Gran Capitán, se casó con una tal Inés de Amescua, y tuvo varios hijos, Navarrete Amescua, que pasaron a Italia. Al acabar, remata el capítulo con dos escudos, el de Navarrete, que ya hemos visto, y significativamente, el de Amescua. Significativamente porque éste se compone de 5 torres. He visto en alguna de las fotografías que pones que el libro tiene notas marginales. ¿Hay algo distintivo en estas hojas (308-310) de tu ejemplar? Me da la impresión de que ésta es la linea correcta. En el catálogo de la BNE he visto un volumen titulado “Historiadores que refieren los servicios del Marqués de la Terzia”, R/3578. No sé si será éste marqués u otro del linaje, pero si se pudieran verificar las armas que usó este Antonio Navarrete, marqués de Terzia, se podría corroborar la hipótesis.

Estupenda y enigmática entrada. Del libro ya no digo nada, porque me he extendido exageradamente. Me uno a los comentarios anteriores. Es magnífico.
Un abrazo

Urzay dijo...

Ah, se me olvidaba.
Los enlaces de las publicaciones de Carrió:

http://www.recercahistoriamoderna.net/index.php?name=Sections&req=viewarticle&artid=19&page=1

Éste cita directamente a Antonio Navarrete, veo que no ha quedado la url completa, así que lo copio otra vez:

http://www.raco.cat/index.php/Pedralbes/article/viewFile/122946/170226

La ficha del libro de Cirino (Feste...) está en un libro que quizás tengas:
Lucien Clare, Un nacimiento principesco en el Madrid de los Austrias. Esbozo de una bibliografía, p.133, en López-Vidriero, M.L. y Catedra, P.(coord), El libro antiguo español. Actas del I Coloquio internacional, Salamanca, 1988.

En fin, el linaje seguía existiendo en 1701: en ese año el marqués es un Niccolò Pérez-Navarrete, pero he mirado otro rato y sigo sin dar con alguna representación coetánea de sus armas. A ver si algún bibliófilo acierta y podemos confirmar el blasón de las 5 torres.

Bach dijo...

¡Que bueno!

Diego Mallén dijo...

Disculpad amigos bibliófilos el retraso en la contestación. Asuntos profesionales absorben mi tiempo mucho más de lo deseable.

Gracias por vuestras contribuciones a la solución. Y gracias especiales a Urzay que ha hecho un trabajo detectivesco propio de Holmes, Poirot o Marlowe. ¿No tendrás amigo Urzay agencia de detectives?

Las reflexiones de Urzay no pueden ser más lógicas como contundentes y en efecto, ante nuestros ojos, tal vez esté la solución al enigma del propietario. A la pregunta de Urzay indico primeramente que al recto del folio 310 de la obra (que contiene grabadas las armas de Navarrete y Amescua) hay una nota marginal manuscrita cuando se cita a Juan Pérez de Navarrete que dice “Visaguelo” (sic). Es decir, Antonio de Navarrete anotó que su bisabuelo es el citado Pérez de Navarrete.

La estampación de los castillos en los bordes interiores a la misma vez que se hizo la encuadernación indican que su propietario portaba en sus armas las cinco torres o castillos. La hipótesis de Urzay apuntando al error del taller tiene todo el sentido máxime cuando en el XVII usurpar armas estaba penado como delito.

Por tanto si las armas fueron sustituidas lo sería por quien acreditase las nuevas. Mis dudas respecto a que fuese hecho por el propio Navarrete serían por: 1. El cambio tosco impropio del taller napolitano. 2. ¿Porqué, si fue el propio taller no utilizó el castillo con el que estampó las esquinas y las propias armas de don Pedro en vez de utilizar un hierro nuevo? 3. Si Navarrete quiso estampar las armas de Amescua debería haberlo hecho de acuerdo como figuran en la propia Nobleza: rodeando los cinco castillos (o torres) llevan bordura con ocho calderos.

He estado buscando en nobiliarios italianos (a través de google) las armas del marqués della Terza pero sin éxito. si fuesen las cinco torres todo encajaría...

En fin… buen enredo en el que Urzay nos ilumina con su sabiduría infinita. ¡¡Muchas gracias!!

Galderich: he repasado los grabados de la Adarga, ¡hermosa obra! Para ver si daba con alguna pista…

¡Saludos bibliófilos!

Urzay dijo...

La nota marginal que indicas confirma, evidentemente, uno de los indicios: según leo en el ejemplar digitalizado en google books, f.310, Juan Pérez de Navarrete (el bisabuelo de la nota) era a su vez bisnieto de Garci Fernández de Navarrete e Inés de Amescua. Apuntas otro indicio importante más: la presencia de castillos en los vértices indica castillos o torres en las armas centrales. Personalmente me parece bastante claro que el ejemplar fue de este Marqués de Terzia o della Terza, y la encuadernación se hizo para él. Creo que esta hipótesis es muy sólida, incluso aunque pudiéramos encontrar que usó otras armas centrales. En ese caso me parece casi más verosímil pensar en una segunda manipulación ulterior del escudo central (y que el original recortado fuera el de Terzia). Si al final se confirma que éstas que hay ahora son realmente las de él, y la modificación de la encuadernación ha sido sólo una, el mejor escribano hace un borrón, dicen. Respecto a las otras 2 dudas que planteas, mi opinión es que el hierro con el castillo utilizado en los vértices no se podía utilizar en el centro porque es un poco más grande. Con las fotografías tan detalladas que pones se puede apreciar que el que se usa en las armas centrales es un poquito más pequeño, y aún así está ya muy ajustado y monta algo en algún borde. La razón de que falte la bordura creo que podría ser la misma: no cabe. Esta es mi opinión con lo que sabemos ahora, claro. Como en el caso de la encuadernación de Monterrey, falta encontrar las armas que usó della Terza en vida, y aunque no fácil, parece viable. Habrá que estar atentos.
Un abrazo.

Diego Mallén dijo...

Amigo Urzay:

No puedo sino compartir todas tus conclusiones.

Tendremos que esperar a dar un día con las armas del Della Terza para resolver por completo el enigma.

Hasta ese momento y tras tus reflexiones me inclinaría a pensar que los pasos que dio la encuadernación fueron:

1. Encargada por Della Terza (o Navarrete si fuesen perosnas distintas) en el mismo taller y al mismo tiempo en que se encuadernaban los libros de don Pedro.

2. La encuadernación lució sus armas originales que indubitablemente están compuestas por castillos o torres al igual que las esquinas.

3. En época quizá algo posterior (no sería capaz de asegurar si es contemporánea o posterior) esas armas fueron sustituidas, de manera tosca y bien seguro que no en el taller napolitano, por las que hoy contemplamos.

¡¡Muchas gracias por tu lección magistral!!

Urzay dijo...

Esta mañana dominical he estado un rato buscando, y personalmente creo bastante claro que Navarrete es el marqués de Terzia que figura en la bibliografía como miembro del Consejo Real de Nápoles y cercano a Pedro de Aragón, (la única posibilidad diferente que se me ocurre es que la suscripción del libro fuera de un sucesor). Respecto al escudo, he encontrado uno que quizás sea, en el que se ven (mal) las 5 torres o castillos en uno de los cuarteles. Son muchas referencias, así que te las mando en un correo electrónico, a ver que te parece a tí.

Un abrazo, Diego.

JOSE L. Zambrano dijo...

Este libro tiene numero isbn?
Esta digitalizado de venta?

Necesito este libro para un trabajo que estoy haciendo.

Me pueden decir que paginas hablan de los Zambrana y Zuriain?

mi wiki:
http://en.wikipedia.org/wiki/User:Itzcoatzin/sandbox

Mi trabajo en pdf:
https://docs.google.com/file/d/0B4U8zunfjnz4ZnloS0JnVUxqRVk/edit?usp=sharing

JOSE L. Zambrano dijo...

Las armas primitivas en este libro de fernendo III ano 1227.

estan en este archivo historico .
http://bscw.rediris.es/pub/bscw.cgi/d507866/5%20-%20Lista%20Baeza

65 infantonez en Baeza. 300 soldados quedaron a fundar baeza de 500 total.
http://bscw.rediris.es/pub/bscw.cgi/507850?client_size=1020x579

JOSE L. Zambrano dijo...

Segun el arco del alcanzar ano 1227 fernando III.

Pedro lopez torres son sus armas 5 cstile.

http://bscw.rediris.es/pub/bscw.cgi/d507866/5%20-%20Lista%20Baeza