sábado, 10 de enero de 2009

Lo Útil y lo Dulce.

En el archivo familiar conservamos una cuartilla manuscrita fechada el día de Reyes del año de 1890. El billete dirigido a mi abuelo paterno, -entonces niño de nueve años-, lleva unos versos que acompañaban la caja de soldaditos de plomo, pedida a los Reyes Magos:


La noche del pasado lunes, Melchor visitó nuestro hogar y dejó dos libritos de cierto interés impresos en Valencia: un tratado de mística y otro de cocina, bizcochos y postres. Al contemplar juntos los dos tomitos pensamos que tal vez en los Campos Elíseos, -lugar donde según la tradición clásica moran quienes ya no están entre nosotros-, el bueno de Horacio ha debido mantener conversación con el rey Melchor (al estilo de las que nos dejó escritas Bernard Bouvier de Fontenelle en sus Dialogues des morts) y le ha dicho la conveniencia de que siempre “se ponga lo dulce junto a lo útil”. Mística y bizcochos: ¡sabia combinación!

Desocupado lector: con el deseo que también los Magos de Oriente hayan sido generosos y acertados en sus obsequios con tu persona doy, a continuación, pequeña noticia de la primera de estas dos obras.


Lo útil...

Se trata del Arte para servir a Dios de Fray Alonso de Madrid, monje franciscano que vivió en el siglo XVI. Dejó dos obras de significación: este tratado de mística y Espejo de ilustres personas (escritas en la segunda década del siglo dieciséis). Ambos textos fueron impresos en numerosas ediciones durante los siglos XVI y XVII. Nuestro ejemplar, que abraza ambas obras, está impreso en Valencia en 1555 por Antonio Sanahuja “delante de la Seo” (como reza la portada) y hasta donde sabemos es ejemplar único conocido de esta edición.


Alonso de Madrid, Arte para seruir a Dios, Compuesta por fray … dela orden de sanct Francisco. Con las addiciones despues hechas por el mesmo. Con las quales se sentira, y entendera mucho mejor la dicha arte. Y juntamente con el Espejo de illustres psonas. Agora nueuamente impressa, añadida, corregida, y emendada. Va a la postre vna epistola del glorioso Sanct Bernardo, como el buen Christiano debe regir su casa. Valencia, 1555, por Antonio Sanahuja, 16º, 100 x 71 mm..


Encuadernación en plena piel, chagrín verde, siglo XIX. Lomo con nervios, gofrados, al pie "A. Villalonga". Polilla en el margen interior de algunos folios, sin afectar al texto.

Colación:

187 folios numerados (incluyendo portada), 7 folios (sin numerar). Signatura: A-Z8, Aa8, Bb4. Impresión en tipografía gótica.


Verso de la portada con grabado xilográfico .


Folio 2, con Tabla.

Esta edición valenciana incluye pues las dos obras de Alonso de Madrid y la adición con la epístola de San Bernardo. 




Arte para servir a Dios está compuesta por tres partes. Tras el prólogo, la primera parte está dividida en siete Notables comunes, la segunda dividida en diez capítulos y la tercera en tres capítulos (del amor a Dios, del amor al prójimo, del amor así mismo).

Al verso del folio 142 comienza Espejo de ilustres personas con portada propia. Contiene dieciséis capítulos.





Al verso del folio 186, comienza la Epístola de San Bernardo:







Casi todas las sentencias recogidas en esta tercera parte de la obra, Epístola de San Bernardo, son de uso y aplicación en nuestros tiempos. Y alguna de ellas muy especialmente, como la relativa al desmedido afán de construir viviendas o a los peligros de endeudarse pagando intereses. Las referentes a la mujer no pasarían la censura de la miembra-ministra. Aquí transcribimos alguna de ellas:

"No tentarás a Dios. Así que para que las cosas vayan bien ordenadas es menester que las rentas y ganancias sean mayores que los gastos, porque siendo iguales prestamente podría ser destruida la casa.

Si tuvieses mucho trigo nunca desees mal año ni que valga caro porque el que tal desea es matador de los pobres.

Vende el trigo cuando vale el justo precio y no cuando los pobres no lo pueden comprar.

La mala mujer más se castiga por amor y por placer que por heridas.

La mujer moza y deshonesta toda riqueza desea, y la vieja que es mala, si la ley lo permitiese viva la deberían enterrar.

Procura ataviarte de virtudes más que de ricas vestiduras.

Has de saber que el vestir de mucho precio es señal de poco seso, y causa enojo a los vecinos.

No comiences casa ni edificio sino con gran necesidad porque la gana de obrar grandes casas y edificios no se mengua haciendo aquellos y la desordenada codicia de los pomposos edificios espera que se ha de vender, la casa acabada y el arca vacía hacen al hombre sabio y prudente, como quiera que tarde porque viene el seso después de hechos los gastos.

Más mejor es sostener estrecha vida y algunas veces hambre que vender el patrimonio.

Y mejor vender a que tomar dineros a logros o a intereses: porque el interés y el logro es una ponzoña para destruir la casa.

Gobierna tu familia y compaña con manjar grueso y no delicado, en especial a los que trabajan.

La mujer que es bien vestida y demanda nuevas ropas señala poca firmeza: porque según San Gregorio, en rico vestido nunca falta pecado.

Guárdate del médico que no es experimentado por mucho que sea letrado, y no menos huyas del médico que es embriagado, y del que quiere hacer experiencias en ti para ver de curar a otros.

Aquel que en abundancia de muchos y diversos es templado en su beber es como un dios terrenal, porque la embriaguez no hace otra cosa justa sino hacer caer al bebedor en tristezas y lloros.

Cuando seas viejo o esperes presto morirte te aconsejo que antes te encomiendes a Dios que a tu mujer e hijos porque el muerto muy pronto es olvidado.

Cuando hagas testamento manda primero pagar tus deudas y servidores que a los sacerdotes y clérigos".

Procedencia:

El nombre grabado en el pie del lomo del ejemplar permite determinar su procedencia.

Su anterior propietario fue el bibliófilo mallorquín Antonio de Villalonga y Ferrer (1821-1910), Comandante de Marina en 1853 y Alcalde de Palma de Mallorca en 1872. Reunió una biblioteca de más de diez mil volúmenes que al final de su vida, por motivos económicos, se vio en la necesidad de vender.

M. Obrador y Benassar, amigo de Villalonga, recibió el encargo de formar el catálogo para la venta, prologarlo (de manera muy emotiva) y editarlo. La referencia 107 del catálogo colaciona el Arte para servir a Dios, con la apostilla: "1 vol. en 16º, tipos góticos, p[iel] con rel. Enc. moderna. El margen interior algo apolillado".

Benassar comienza el Prólogo con estas sentidas palabras ante la dispersión de la biblioteca de su amigo Villalonga:
“Si alguien me hubiese vaticinado, diez ó doce años atrás, que la preciosa Biblioteca de D. Antonio Villalonga habría á estas horas cambiado de dueño y recibido yo el encargo de formar su catálogo para promover y anunciar su venta pública, hubiera considerado desde luego ambas predicciones como sueño falaz ó quimérico desvarío. Y sin embargo, lo uno y lo otro han venido á parar en realidad: ¡cosas del mundo!” (2).
J. A. Serrano Morales, Reseña histórica en forma de diccionario de las imprentas que han existido en Valencia etc., Valencia, 1898, p. 517, referencia el ejemplar Villalonga como único conocido de esta edición. Al hablar sobre el impresor Sanahuja indica Serrano Morales: "Del año siguiente tenemos anotado el Arte para servir a Dios. Obra citada en el Cat. de la Bib. en venta de D. Antonio Villalonga, número 107".
Las referencias de Benassar y Serrano Morales son las únicas a la edición valenciana del Arte para servir a Dios.

No en Salvá, Palau, Vindel ni CCPBE.
Salvá, 3939 y 3940, contaba en su biblioteca con ejemplar de la edición de Alcalá, 1555, Brocar y de la de Alcalá, 1525, Eguía, comentando: "El P. Flórez en las Noticias para la vida de Ambrosio de Morales, que preceden a su Viaje, llama a este tratado obra de oro, y dice que dicho Morales tomó a su cargo abrillantar aquella preciosa doctrina, y escribió de nuevo el libro sin alterar en nada la sustancia".


Palau, 146.621-146.670, referencia las ediciones españolas y extranjeras de la obra. La primera es de Burgos, 1524 e indica: "Precioso libro de la mística española, calificado por la mayoría de escritores de Libro de oro. La edición descrita es la más antigua que se conoce y formaba parte de la Biblioteca de Hernando Colón".
Tanto Salvá como Palau toman el calificativo de “obra de oro” del padre Enrique Florez, que en tanto aprecia el Arte para servir a Dios. Escribe Florez en la introducción del Viaje de Ambrosio de Morales:

"Uno de los libros que usaba [Ambrosio de Morales] fue el precioso de Fr. Alonso de Madrid, Franciscano, Arte para servir à Dios, obra de oro, pero sin pulimiento en el estilo: y viendo Morales que se hacía algo displiciente por el modo, tomó à su cargo abrillantar aquella preciosa doctrina, y escribió de nuevo el libro sin alterar la substancia. El original de su mano (que es un Tomo en 4. persevera en la Real Bibliotheca de Madrid: y acaba: En Cordoba, Domingo 27. de Octubre, visperas de los Santos Apostoles Simon y Judas, año de 1585. y 72. de mi edad" (3).

De lo indicado por el Padre Florez se infiere que Ambrosio de Morales modificó la obra original de Alonso de Madrid en 1585. Por tanto hasta dicha fecha el texto de las diferentes ediciones corresponde al original de Alonso de Madrid.

... Y lo dulce.

Dejamos para próxima ocasión la descripción y comentarios del tratado de cocina, bizcochos y postres.

Por ahora las dos obras quedan juntas recordando las palabras del gran Horacio.


(1). Pedro Sanz Barona, Isabel (Novela valenciana), Valencia, 2001. Versos recogidos en el Prólogo a la novela, página 17.

(2). M. Obrador y Benassar, Catálogo de la Biblioteca de D. Antonio Villalonga existente en Palma de Mallorca consta de unos 10.000 volúmenes, Palma, 1889, Imprenta de la Vda. e Hijos de P.L. Gelabert.

(3). Fr. Enrique Florez, Viage de Ambrosio de Morales por orden del rey D. Phelipe II a los reynos de Leon, y Galicia, y Principado de Asturias. Para reconocer las Reliquias de Santos, Sepulcros Reales, y Libros manuscritos de las Cathedrales, y Monasterios, Madrid, 1765, Antonio Marín, folio. Pág. XX, epígrafe 41 de la introducción, Noticias de la vida del Chronista Ambrosio de Morales.

11 comentarios:

Galderich dijo...

Me equivoque, yo le pedí a Baltasar!
Magnífico libro y magnífico comentario muy bien documentado.
Gracias por las sentencias que transcribes aplicables en su mayoría a la actualidad. Cuando mucha gente está especulando con los cereales provocando una tragedía de grandes dimensiones en los países más pobres sorprende leer:
Vende el trigo cuando vale el justo precio y no cuando los pobres no lo pueden comprar.
Pura actualidad

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigo Galderich: muchas gracias por tu comentarios. Ya ves... hemos sido siempre devotos de Melchor.
La Epístola de San Bernardo (¿o tal vez seudo Bernardo?, ¡qué más da!)es de rabiosa actualidad. Bueno, lo cierto es que nada hay nuevo bajo el sol y las miserias y grandezas humanas son las mismas en nuestros tiempos que hace mil años.
saludos bibliófilos,
Diego.

lamberto palmart dijo...

Magnífico artículo y magnífico libro. Emotiva introducción mezcla de recuerdos familiares y encuentros literarios que me hacen recordar nuestro primer encuentro, siendo protagonistas de un nuevo "Dialogues des morts". Varios libros han llegado a tu biblioteca desde entonces, pero este condensa tanto en tan poco espacio... Que más se puede pedir de un libro cuando además de su hermoso contenido (totalmente de acuerdo con Galderich en su reflexión acerca de la epístola de San Bernardo)se tiene plena documentación de su origen, propietario, vicisitudes en su existencia, para al final llegar, singular volumen, a los plúteos de tu biblioteca.

Sincera enhorabuena por la adquisición y saludos biblófilos.

Lamberto Palmart

DIEGO MALLÉN dijo...

Gracias Lamberto, por tus comentarios. El saber los avatares del libro, porqué manos pasó siempre es sugerente e incitante. Voy a preparar otro comentario con un librito del que solo se conocen 2 ejemplares: el de la Hispanic Society y el de Diego Mallén. Ambos faltos: Hispanic de 4 folios el de Diego de la portada. La Hispanic ha sido muy diligente y ha respondido a mi solicitud de información. A cambio le he enviado fotos de los folios que le faltan. Pero ya para la vuelta de París...
Saludos bibliófilos, Diego.

cris! dijo...

aqui que entro yo para ver ese comentario en inglés y creo q nada... hay un "chicken" en la familia??? jajajajaja...

jope, cuantas banderitas, eeeh?? esto si que es internacional y no el google ese... jeje!

besitos!!

Anónimo dijo...

언니!!!!!!!
잘 도착하셨어요?! 히히 - 엄마가 해주시는 맛난 밥 먹고 있으시겠다!!
계절학기는...........물어보지 않을게요 히히;

서부 여행 잘 하고 있어요,
날씨가 영 별로지만 그래도 히히

지금 같아선
한국...돌아가고 싶지 않은 맘이 굴뚝 같아요 히히;
이런 맘 안되는데,히히

이번 겨울, 한국에서 꼭 보는 거에요!!!
많이 춥다던데 감기 조심하시구요

rui dijo...

Muy bueno articulo.
Si bien que yo no soy un perito en literatura española…sé un poquito de la portuguesa y de la francesa.
Usted tiene un muy bueno blog, no tiene que se lamentar de la “grandeza” del “Le Blog du Bibliophile”!
Me gustaría de poder conocer mejor la literatura antigua española y sus autores mayores.
Mis felicitaciones de Portugal.
Un saludo especial por Luis que me ha hecho conocimiento de este Blog
Saludos bibliófilos, Rui

Anónimo dijo...

Somos un Monasterio de Carmelitas Descalzas de Argentina que estamos buscando la obra de Fray Alonso de Madrid.
Le ruego que nos facilite una copia online si fuera posible. Dios se lo pague.
Unidos en la Oración
Mónica del Corazón de María
solpehuen@gmail.com

DIEGO MALLÉN dijo...

Estimado Rui, muchas gracias por tus comentarios. Disculpa el retraso en contestar pues he estado una semana en París y acabo de llegar. ¡Cúantos libros y qué esplendidos! Saludos cordiales, Diego.

rui dijo...

Paris es un sueño para los bibliófilos y no solamente…, pero mismo en el interior de Francia hay grandes librerías, y aquí se logra, por veces, a comprar el mismo libro a un precio mas atractivo.
Yo creo que un dos problemas del libro antiguo en España es el “mercado ser un poco cerrado” (como un amigo, probablemente común, Alain Marchiset, dijo a mí e yo pude lo verificar personalmente, cuando una estadía en El Escorial y en Madrid en junio).
Como tal, para un extranjero, como yo, tiene dificultad en descubrir lo qui es raro y procurado y lo que es una vulgaridad, sobretodo por los libros de los siglos XVI-XVIII.
Por lo tanto, mi gusta consultar y leer vuestros artículos que abren un poco “la ventana” para saber poco más sobre la literatura antigua española.
Saludos bibliófilos, Rui
PS: me disculpe el mío pobre “español”…

DIEGO MALLÉN dijo...

Dear "ANÓNIMO":
Thank you very much for your comments. I really appreciate them even though I had some trouble translating what you said! Luckly, I have Cristina to help me with this. Haha! I also want to thank your for your friendship, I heard you were an excellent roommate! We would love to meet you in Valencia.
Diego.