sábado, 11 de abril de 2009

Un bibliófilo español en los Países Bajos: Carlos de la Serna y Santander (parte II).

III. Carlos Antonio de la Serna y Santander. Mémoire sur l'origine et le premier usage des signatures et des chiffres, dans L'Art Typographique; Communiqué à un Ami, Par le Citoyen C. de La Serna, Bibliothècaire du Département de la Dyle. Bruselas, 1796, 8º, Des presses D'Armand Gaborria. 30 págs.

Recordemos que Bélgica fue invadida en 1794 por las tropas francesas que establecieron de inmediato los hábitos sociales revolucionarios. Así en este impreso don Carlos de la Serna se ha convertido en el citoyen La Serna. El tratado está dedicado al bibliófilo belga Carlos Van Hulthem (1764-1832), quien en 1811 sucedería a La Serna al frente de la biblioteca de de Bruselas.

Tras la dedicatoria en latín a Van Hulthem sigue carta de Laserna a un amigo y ciudadano (no indica su nombre) donde da cuenta del motivo que le llevó a escribir este pequeño ensayo. El amigo había adquirido un ejemplar de la edición de Venecia, 1474, de Valerio Máximo, impreso por Juan de Colonia y Juan Manthen de Gherretzem. Lleno de alegría por la afortunada adquisición comentó a La Serna que es en esta edición donde por primera vez en la historia de la imprenta se utiliza la signatura. La Serna echa por tierra la pretensión del amigo y demuestra en el presente tratado que la signatura fue utilizada por vez primera en Colonia, en 1472 por el impresor Johannes Koelhof de Lubeck en la obra Praeceptorium divine legis de Johannis Nider. Concluye el tratado con el conveniente Salut et fraternitè de despedida.

No en Palau, ni en CCPBE.

CCFr: 1 ejemplar (Nantes).

.

IV. Carlos Antonio de la Serna y Santander. Praefatio historica critica in veram et genuinam collectionem veterum canonum ecclesiae hispanae. A divo Isidoro Hispalensi Metropolitano, Hispaniarum Doctore, primùm ut creditur, adornatam, consequentibus deinde seculir ab Hispanis Patribus auctam. E Pluribus Mss. Codd. Venerandae antiquitatis, Toletanis nempè, Scurialensibus, Rivipullensibus, Gerundensi, Cordubensi, Urgellensi, et aliis arutam, et ad eorum fidem castigatam. Studio et operâ Andrea Burriel, Societatis Jesu. Quam Accuratissimè excriptam, variantibusque lectionibus ornatam possidet Carolus de la Serna Santander, bibliothecae publicae Bruxellensis custos. Bruselas, 1800, 8º, Ex Typographia Armandi Gaborria.

Colación: XIV págs. incluyendo portada, 130 págs., 1 estado desplegable (que reproduce ocho muestras de texto de códices españoles). A la pág. 115 comienza "Addition" con dos cartas.

Este tratado fue escrito por La Serna como introducción al estudio del padre Burriel sobre la colección de cánones de San Isidoro. En el siglo XVIII hubo una corriente de estudiosos que abordaron la revisión y pureza de los textos canónicos de los Santes Padres. El padre Burriel, -junto con otros jesuitas como su hermano Antonio, los padres Tolrá, Arévalo y Maceda-, trabajó sobre los cánones de San Isidoro mediante el examen directo de los códices existentes en la catedral de Toledo, Girona, Escorial, Córdoba, Ripoll y Urgel.

La patrología de San Isidoro siempre ha levantado susceptibilidades pues desde la baja edad media han corrido por Europa varios pseudo Isidoro (entre ellos los denominados falsa colección Mercator y los de Denis le Petit).

En las páginas 114-130 del Praefatio se incluyen dos cartas, en francés, bajo el título de Addition. La primera, del ciudadano Koch, -asociado del Instituto Nacional en Estrasburgo-, al ciudadano Champagne secretario de la Classe de Ciencias políticas y morales. Koch cuestiona la relación de cánones de San Isidoro mencionados en el Praefatio por Laserna dudando sobre su autenticidad. También pone reparos a las fuentes consultadas por el padre Burriel en su investigación y el posible uso del cánon falso Isidoro. Contesta La Serna con sólidos argumentos defendiendo la pureza de las fuentes consultadas y concluyendo que el falso Isidoro no fue escrito en España, ni corre copia alguna por ella:

“Una de las razones alegadas en mi Praefatio (art. 144), para probar que el falso Isidoro no ha podido ser elaborado en España, es que en ninguna de las numerosas bibliotecas, archivos de iglesias y monasterios de este reino, donde se conservan hoy en día numerosos manuscritos de la verdadera colección de San Isidoro, jamás se ha encontrado hasta ahora, a pesar de la búsqueda de los estudiosos, un solo ejemplar o fragmento de la falsa colección; por lo que concluyo que la falsa colección no ha sido forjada en España: pues sí así fuera, a pesar de la irrupción de los Moros y tres siglos de esclavitud, de rapiña y devastación, en los que se pudo conservar ejemplares en gran número de la pura colección de San Isidoro, también deberían encontrarse aquellos falsos elaborados en un tiempo en que el gran Carlomagno, príncipe tan piadoso como amigo de las Letras, gobernaba una de las más bellas provincias de España".

Continua La Serna indicando que el padre Burriel: “teniendo a su disposición durante mucho tiempo, por orden de S.M. el rey de España, no solo los archivos de la iglesia de Toledo, sino todas las bibliotecas y archivos de los monasterios e iglesias de España, de los que pedía sus inventarios, jamás pudo descubrir la menor traza de la falsa colección… El padre Burriel hizo llevar a Madrid todos los manuscritos relativos a la materia de los Concilios, hizo traer desde más de cien leguas de distancia los códices de las iglesias de Girona y de Urgel, y jamás descubrió el menor vestigio de la falsa colección. Esto prueba que esta abominable colección no se hizo jamás en España y no lo estaba ya en el siglo XIII”.

Sobre la obra monumental en el campo de la patrística que realizó el padre Burriel basta recodar los elogios que Menéndez Pelayo le dedica en su Historia de los heterodoxos españoles, (Vol. I, Advertencias preliminares): “...émulo de Flórez en la diligencia, superior en la amplitud de miras, coleccionista hercúleo y crítico sagaz, que se aplicó principalmente al estudio de nuestras fuentes canónicas”. La expulsión de los jesuitas paralizó la magna empresa del padre Burriel.

Como observación marginal y curiosa indicar que Koch en su carta menciona su estudio recién concluido: Observations sur l’origine de la maladie vénerienne et son introduction en Alsace et à Strasbourg.

Palau, 37574 (bajo el registro padre Andrés Burriel).

CCPBE: 1 ejemplar (Biblioteca Seminario Metropolitano, Badajoz).

CCFr: 3 ejemplares (2 en BNF, -uno de ellos impreso sobre papel azul-, y otro en B. M.Versalles, ambos bajo el registro Padre Andrés Burriel).

V. Carlos Antonio de la Serna y Santander. Catalogue des livres de la bibliothèque de M. C. De La Serna Santander; rédigé et mis en ordre par lui-même, avec des notes bibliographiques et littéraires; nouvellement corrigé et augmenté. 1803, Bruselas, 4 vols. 8°.

Este catálogo abraza las 6.444 referencias incluidas en el catálogo publicado en 1792 más 92 referencias adicionales. Como se mencionó anteriormente este catálogo sirvió para realizar la venta pública de la biblioteca de la Serna que comenzó el 16 de enero de 1809 en París en la sala de subastas Silvestre y se extendió hasta el 19 de abril del mismo año. Para tal ocasión se editó un folleto de cuatro hojas Vente des livres de la bibliothèque de M. de la Serna-Santander, qui se fera le 16 janvier 1809 et jours suivants, jusques et compris le 19 avril... en la salle de M. Silvestre (1).

Posteriormente en 1816 hubo otra venta de libros procedentes de la biblioteca de La Serna. Se realizó en Bruselas, editándose un folleto con el título: Collection Livres La Serna-Santander Carlos-Antonio de anc. conservateur de la bibliothèque de Bruxelles, Bruselas, 1816, P. J. de Haes.

Asímismo, hubo ventas adicionales en 1959 y 1964.

Salvá, 2481.

Brunet, VI, p. 1822, bajo la ref. 31.494.

Graesse, I, 73, que indica que a los cuatro volúmenes del catálogo debe añadirse el quinto y raro volumen que contiene cuatro ensayos de La Serna (ver siguiente referencia).

Palau, 132.386-II.

CCPBE: 2 ejemplares (Biblioteca de Cataluña, Barcelona).

CCFr: varios ejemplares. No en BDM.

VI. Carlos Antonio de la Serna y Santander. Supplément au catalogue des livres de la bibliothèque de M. C. de la Serna Santander, contenant 1º. Des observations sur le filigrane du papier des livres imprimés dans le XV. Siecle. 2º. Un Mèmoire imprimé l'an IV, sur le premier usage des signatures et des chiffres dans l'art typographique. 3º. Une Préface latine, imprimé l'an VIII, sur le vraie collection des canons de St. Isidore de Séville. 4º Lettres servant d'éclairssicement à cette Préface. Bruselas, 1803, 8º, s.e.

Colación: 6 págs., 5 planchas desplegables con 147 filigranas en el papel de imprenta del siglo XV.

La portada de este tratado referencia también los otros dos tratados. La Serna los reunió para formar un volumen facticio que se añade, habitualmente, como quinto volumen del catálogo de su biblioteca publicado en 1803.

Las 5 planchas desplegables representando filigranas de papel. Incluyen las 110 filigranas recogidas como anexo en ocho planchas en el catálogo de la biblioteca publicado en 1792.

VII. Carlos Antonio de la Serna y Santander. Dictionnaire bibliographique choisi du quinzième siècle, ou description par ordre alphabétique des éditions les plus rares et les plus recherchées du quinzième siècle, précédé D'un Essai historique sur l'origine de l'Imprimerie, ainsi que sur l'histoire de son établissement de les villes, bourgs, monastères et autres endroits de l'Europe; avec la notice des imprimeurs qui y ont exercé cet art jusqu'à l'an 1500. Bruselas, 1805-7, 3 vols. en 8º mayor, Imprimerie de J. Tarte (vol. 1º), G. Huyghe (vols. 2º y 3º). 215 x 130 mm.

Colación:

T.1º: 1805. Anteportada, portada y dedicatoria, X páginas de tablas, 480 págs., un estado desplegable.

T.2º: 1806. Anteportada, portada, 4 págs. de preliminares, 478 págs.

T.3º: 1807. Anteportada, portada, 534 págs., un estado desplegable (mismo que el incluido en volumen primero).

La Serna dedica la obra a su hermano Fernando, conde de la laguna de Términos.

El primer volumen recoge el Ensayo histórico sobre el origen de la imprenta. El estado desplegable incluido en este volumen muestra la relación de las cien primeras ciudades de Europa, -por orden cronológico-, donde nació el arte tipográfico. La primera, Maguncia, 1457, la última Saint-Albain en 1480.

Cabe a Valencia ser la primera ciudad de España en aparecer en esta relación ocupando el puesto cuarenta y ocho (1474). Hay que tener en cuenta que en 1803 no se había descubierto la impresión del Sinodal segoviano. Es Barcelona la segunda ciudad española (1475), seguida por Sevilla (1477) y Segorbe (1479).

Escribe La Serna en este Ensayo sobre la ciudad de Valencia:

“Valencia, capital de la provincia de este nombre, ciudad rica, bella y bien poblada, es la primera de España, donde se estableció el arte de la imprenta. Los primeros impresores de esta ciudad fueron: Alfonso Fernández de Cordoba y Lambert Palmart. La más antigua impresión, hecha en Valencia, es Obres o Trobes, les quals tracten de la hors de la S. Verge Maria. Valencia. 1474, in-4º” .

Hace mención también La Serna, en el Ensayo a la primera edición de la Biblia en lengua lemosina, que Alfonso Fernández de Córdoba y Lamberto Palmart imprimieron en Valencia en 1478. Cuando La Serna elaboró su trabajo, se conservaban los cuatro últimos folios de dicha rarísima Biblia, descubiertos en 1645 en la Catedral de Valencia. Actualmente sólo se conoce el último folio de esos cuatro custodiado en la Hispanic Society of America de Nueva York.

“Esta versión de la Biblia en lengua lemosina es totalmente rara, y hasta el presente no se conoce ningún ejemplar. La única referencia cierta que tenemos de esta edición, consiste en las cuatro últimos folios, que se descubrieron en los archivos de la Iglesia Valenciana en 1645, y que componen el colofón. El Padre Juan Bautista Civera, religioso de la Cartuja de Porta-Coeli, los hizo insertar en su obra Varones Ilustres del Monasterio de Porta-Coeli...

Cypriano de Valera conocía esta edición de la Biblia en lengua lemosina, pues de ella habla en el prefacio de su versión española de la Biblia, impresa en Amsterdam en 1602. Estas son sus palabras: los libros impressos en español que yo he visto son los siguientes: la Biblia en lengua valenciana con licencia de los Inquisidores a cuya traslación assitio S. Vicente Ferrer, que ha mas ciento y tantos años que se imprimió in-folio de papel real.

Es posible, como dijo Valera, que S. Vicente Ferrer haya cooperado en esta traducción, pero el colofón nos dice que ha sido hecha por su hermano Bonifacio Ferrer, religioso de la Cartuja de Porta-Coeli, después general de la Orden, y por otras muchas gentes de letras.

Sea lo que sea, parece que todos los ejemplares de esta impresión perecieron. La prohibición rigurosa, que ha existido en España de imprimir versiones de las Escrituras Santas en lengua vulgar, fue probablemente la causa”.

Los volúmenes segundo y tercero comprenden el Diccionario Bibliográfico que referencian 1422 ediciones incunables.

Del Ensayo histórico sobre el origen de la imprenta se realizó traducción al inglés: An Historical Essay on the Origin of Printing; translated from the French of M. De La Serna Santander, Newcastle, 1819.

Para los aficionados a las bellas encuadernaciones indicar que el ejemplar que ha servido para la presente colación lo está en una neoclásica de época, marroquín rojo: lomo liso, con motivos clásicos dorados (ánfora, lira), doble tejuelo en marroquín negro, planos enmarcados por greca dorada, cantos, contracantos y cortes dorados. Los motivos dorados del lomo del volumen tercero difieren de los dos anteriores (probablemente por la diferencia de años entre su edición) pero no cabe duda alguna que fueron realizados los tres volúmenes por el mismo encuadernador .

Graesse, IV, 113.

Palau, 132.388.

CCFr: varios ejemplares.

(1). Para una aproximación e historia de la Maison Silvestre ver en Le Bibliomane Moderne el artículo del pasado 25 noviembre 2008: Petite physiologie des ventes parisiennes : La maison Silvestre en 1862

(Concluirá el artículo en la próxima entrega: tercera parte).

8 comentarios:

Anónimo dijo...

muchso saludos desde la ciudad del viento!
cris y daniel

rui dijo...

Amigo Diego.
Con esto articulo nos permites conocer mejor a esto bibliófilo.
Los tratados referidos son de una grande clareza e revelan bien los profundos conocimientos de Carlos de la Serna y Santander.
En uno de los tratados, de la Serna escribió: “Valencia, capital de la provincia de este nombre, ciudad rica, bella y bien poblada, es la primera de España, donde se estableció el arte de la imprenta. Los primeros impresores de esta ciudad fueron: Alfonso Fernández de Cordoba y Lambert Palmart”.
Me vais disculpar mi ignorancia, pero tuvo en mías manos este libro: “Historia General de // Santo Domingo y de su or // den de predicadores” // Por el Maestro Fray Hernando de Castillo// Con Privilegio // Valladolid por Francisco Fernández de Cordova, 1612 (2 tomos in folio encuadernados en un solo volumen). Es que esto impresor, cuasi dos siglos después, pertenece a la misma familia? Cual la razón de cambio de ciudad?
Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Diego,
Sólo me queda esperar la publicación de esta tercera parte bibliográfica de este desconocido para mi, hasta ahora, Carlos de la Serna y Santander.
Los grabados que reproduces son de una gran belleza y elegancia digna de un bibliófilo que cuidó de sus ediciones.
Esperando la tercera parte de la serie, un saludo calcófilo.

lamberto palmart dijo...

Amigo Diego, en esta segunda entrega de la obra de Carlos de la Serna y Santander hay tres puntos que son para mi de especial interes. El tema de las falsas obras y los falsos cronicones, sobre los que tanto se ha escrito desde Florez a Menendez y Pelayo, La cita de la obra de este último, la "Historia de los heterodoxos españoles" obra interesante y de una profundidad inigualable. Y por ultimo la cita sobre la Biblia Lemosina y su historia. Lamberto Palmart, Juan Bautista Civera, Bonifacio Ferrer, los últimos cuatro folios, tres desaparecidos..., La Hispanic y Mr Archer Milton Huntington. personajes y elementos que bien podrían formar parte de una estupenda novela de intriga libresca. Tal vez, algún dia, detrás de algún muro de la Cartuja de Porta-Coeli salga a la luz un ejemplar completo de la Biblia Lemosina como el caso de la biblioteca de Barcarrota. Buemo, soñar es gratis y tus éstupendos artículos motivan hasta la imaginación. Gracias Diego.

Saludos bibliófilos.

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigo Rui. Gracias por tus comentarios.

Yo no tengo referencias pero supongo que el Fernández de Córdoba impresor de Valladolid debe ser pariente del de Valencia. En el XVI es muy habitual que la profesión de impresor se desarrolle en el seno de las familias: los Mey, Junta, etc.

Por ejemplo de la familia de impresores Junta hay varias obras, pero desconozco si existe de los Fernández de Córdoba. Investigaremos...

¡Saludos bibliófilos!

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigo Galderich: gracias por tu paciencia infinita al leer esta disertación sobre La Serna. La tercera y última parte será corta...

Saludos bibliófilos,

diego.

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigo Lamberto: tres puntos destacas muy relevantes.

La historia de la Biblia valenciana es para hacer una novela (si no está hecha ya). Sería interesante perseguir la desaparición de los tres de los cuatro folios: ¿estarán en la Catedral de Valencia traspapelados o tal vez ardieron en julio del 36? O alguien se los llevó aquél día y los tiene guardados... buena trama de intriga. Supongo se perdieron antes: Civera habla de ellos en 1655 y Archer M. H. se lleva el último folio a comienzos del siglo XX (creo que no viene de Jérez de los Caballeros sino que lo compró en París, no estoy seguro...).

Por cierto, te falta añadir otro punto: como la Serna desmonta las pretensiones de su amigo que piensa ha adquirido una joya por ser el primer libro que utiliza el sistema de signatura... ¿no te recuerda a algún bibliófilo valenciano?

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Estimados Lamberto y Diego,
Parece que Rafael Tasis se avanzó a vuestros pronósticos y ya realizó una novela ambientada (o como excusa) en la Biblia valenciana.
Además os dejo este enlace, que es de la Wikipedia pero...
http://ca.wikipedia.org/wiki/B%C3%ADblia_Valenciana