domingo, 18 de octubre de 2009

Machina Hydraulica.

Hace un par de años celebró Valencia, -con el debido esplendor, boato y desfiles-, el 150 aniversario de la creación del Cuerpo Municipal de Bomberos de la Ciudad. Antes de su constitución tan importante y vital menester era asumido, además de la población civil directamente afectada en los siniestros, por determinados gremios de la ciudad de Valencia.

En alguna ocasión ya hemos comentado en estas páginas el placer tan especial que encierran esos tomitos facticios, en octavo, en folio, normalmente encuadernados en sencillo pergamino de época, que llevan rotulado a mano en su lomo la mágica palabra Papeles varios o similar.
.
En su interior encontramos un conjunto de impresos, del siglo dieciocho, diecisiete, -y, ¡ay! del afortunado que pueda dar con un conjunto del dieciséis-, que no teniendo la condición de libro su poseedor tuvo a bien enviarlos al encuadernador para reunirlos y evitar su pérdida.
.
En un volumen rotulado Papeles pertenecis. â Ciudad y Vniversi. (de Valencia), -que reúne nada menos que veintisiete impresos valencianos del siglo dieciocho-, hemos dado con una rara e interesante pieza de 1755 con las ordenanzas e instrucciones precisas para combatir el fuego y los incendios en la ciudad de Valencia.
.
Por esas fechas el valenciano don Antonio Arboreda, Teniente del Regimiento Real de Artillería con plaza en la ciudad, diseñó y construyó la llamada Maquina Hydraulica destinada a sofocar fuegos e incendios. Y al histórico y valenciano gremio dels traginers (encargado del transporte de mercancías, dinero y bienes muebles en general en la ciudad) se le asignó la responsabilidad de la custodia, mantenimiento y uso de tan socorrida máquina.

.
En dicho año, por orden del Cabildo Municipal, se dio a la estampa en la imprenta de la viuda de Antonio de Bordázar las instrucciones y ordenanzas para el uso, custodia y manejo de la máquina.
.

Instrucción, y methodo que deve guardar, y obsevar el gremio de tragineros En la practica, y conservacion de la Maquina Hydraulica construida à expensas de la M.N. y M.L. Ciudad de Valencia En el Año de 1755. para apagar los incendios. Con el inventario de las piezas, y partes que componen la Maquina, y demás Ahinas que deven servir, y se necessitan para su maniobra. Y un auto de buen gobierno del Señor Intendente Corregidor dirigido al mismo intento. Valencia, (1755), Por la Viuda de Antonio Bordazar junto al Palacio Arzobispal. Folio, 285 x 185 mm.

Colación: Frontis grabado reproduciendo la Machina Hydraulica, 16 páginas (incluyendo portada), blanca.

Frontis grabado: Machina Hydraulica para apagar incendios Construida â expensas de la Ciudad de Valencia, por dirección de D. Antonio Arboreda natural de la misma Ciudad. Thent. Del Regimito. De Real Artilleria, año 1755. Grabado y firmado por Carlos Francia (nótese al frente de la máquina las armas de la Ciudad de Valencia).

En la introducción del impreso se comenta que las ciudades de Madrid, Aranjuez y Barcelona ya disponen de máquina similar demostrando sus ventajas a la hora de combatir el fuego. Valencia deseaba contar con máquina similar pero carecía del conocimiento necesario para su construcción hasta que el animoso e instruido teniente Arboreda se brindó a ello. Se relacionan los últimos incendios sufridos en la Ciudad:

“..sus Iglesias Parroquiales de Santa Catalina, (a) y San Valero, (b) el Altar Mayor de plata de la Santa Iglesia, (c) y el de S. Juan del Mercado; (d) las Casas Capitulares de Ayuntamiento; (e) la de una, y otra parte de la calle Trench, durando el fuego quince días; (f) las de la calle Nueva; (g) y Carnicerías mayores, pereciendo mucha gente; (h) el Hospital General, quedando sofocados treinta enfermos; (i) y ultimamente en la calle de En Gil, que se quemaron cinco casas, y murieron cinco personas”.
.
El texto principia con la Instrucción que debe observar el Gremio de Tragineros en el uso de La Maquina Hydraulica con diez epígrafes, prosigue con el Methodo para conservar la referida Maquina con nueve epígrafes y concluye con el Inventario de todas las piezas de la Maquina, y de las demás que sirven para su maniobra, clasificándolas entre piezas de bronce, de hierro y de madera. Concluye el impreso con la aprobación e instrucciones del Cabildo de la Ciudad que firma don Pedro del Rebollar.

Nada menos que un mínimo de veintidós Tragineros exigía el manejo y uso de la Maquina:

"Ocho en cada lado, quatro de ellos pondràn la mano en los palos que estàn unidos en las palancas de hierro, y los otros quatro, los mas altos, tomaran las contrapalancas verdes, que vàn sobre el caxon, y las meteràn en la palanca de hierro: Dos mas se pondran de pies sobre las palanquillas de arriba, cargando su cuerpo en la palanquilla que baxa, afirmando al mismo tiempo sus manos en las barillas de hierro para sostenerse, procurando todos hacer la fuerza à un tiempo, y à espacio, pero sin cessar: Otro hombre se pondra encima de la tabla, que cubre el frasco, y tomarà la manga, sosteniendo àzia donde està, enlazada con las otras; bien que si el fuego estuviesse à la parte de afuera de la casa, dirigirà desde alli en la manga pequeña, y pico de hierro,el agua para apagarlo. Otro Traginero cuidara los caxones, y subministrara las mangas que le pidan... Y si el fuego estuviesse dentro de la casa, avrà otros dos Tragineros de los mas bien instruidos, y el uno tomara el pico de hierro de la ultima manga...".

Desconocemos el éxito y méritos de la Maquina y si su uso fue continuado hasta la constitución, un siglo más tarde, del Cuerpo Municipal de Bomberos de Valencia.

No en Salvá ni en Palau. CCPBE: 1 único ejemplar. Existe facsímil realizado por la Librería París-Valencia de Valencia.

Buscando máquinas similares en obras de la época damos con la reproducción contenida en el volumen quinto de planchas de la primera edición de la Encyclopèdie ou dictionnaire raisonné des sciencies, des arts et des métiers, París, 1751. El modelo reproducido en la parte superior de la plancha, indica el texto es el habitual usado para combatir incendios en los Países Bajos. El modelo inferior corresponde a una bomba fija de agua.

5 comentarios:

rui dijo...

Por esta rara e interesante pieza de 1755, nos transportas, con tu narración bien documentada, a la historia de la creación del Cuerpo Municipal de Bomberos de la Ciudad. El grabado, firmado por Carlos Francia (con las armas de la Ciudad de Valencia), es muy delicado.
Gracias por compartirles con nosotros documentos tan curiosos.

Galderich dijo...

Diego,
Estas recopilaciones son una joya por ellas mismas y recogen una sèrie de efímeras que de otra manera no los conservaríamos.
En este caso son los bomberos en agradecerles esta primera documentación acerca de su trabajo vinculado inicialmente con el de los Traginers.
El grabado de la máquina es una maravilla i el detalle que resaltas del escudo de Valencia muy hermoso.
En fi, como siempre, un texto pequeño pero de gran importancia para la historia de Valencia.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Diego.

Documento fundamental sobre la historia de los bomberos valencianos. Desconocía que los encargados de combatir los incendios fueran el gremio de trajineros, pero reflexionando un poco ¿quien se podría encargar mejor de aquellos menesteres?

Sabiduria antigua y probada

El grabado una belleza, con el plus del detalle del escudo, el impreso muy bien conservado y de acuerdo a lo que mencionas realmente una rareza, en fin, un impreso redondo.


Saludos bibliófilos.

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigos Rui, Galderich y Marco Fabrizio: gracias por vuestros comentarios. Estos volúmenes facticios son siempre una fuente inagotable de sorpresas y de documentos, que por ser efímeros, han devenido en raros.

Esta tarde me he cruzado con un camión de bomberos de Valencia y veo que al frente de la escalera, como si fuese mascarón de proa, sigue llevando las armas de la ciudad de Valencia. Lástima no llevaba la cámara para añadir la fotografía al artículo.

Saludos bibliófilos.

lamberto palmart dijo...

Una vez más, muy buena aportación a la historía de Valencia combinada con la bibliofilia.
Que buen ejemplar de "papeles" formando un volumen, que estoy convencido que contendrá otros ventiseis folletos, tan interesantes como el que hoy nos muestras.

Recuerdo muy bien el evento, muy llamativo por cierto, por la exhibición de antiguos vehiculos y artefactos. Claro está de principios del XX y de finales del XIX como muy temprano.
Llama la atención que aun se conserve la primera bomba de vapor para la extinción de incendios de la Brigada de bomberos de Valencia, que fue adquirida por el Ayuntamiento el 30 de Junio de 1888 por 15.750.-Ptas.
Por lo qué hay una importante laguna desde 1755 a 1888.
Estoy seguro que algún día aparecerá algún "papel" por tu biblioteca que aclarará el enigma.

Saludos bibliófilos.