sábado, 6 de junio de 2009

Biblioteca de Villa di Mombello.

Villa di Mombello. Cernusco Merate, Imbersago (Italia).
.
A veces el mero azar o el fortuito accidente hace orillar a nuestras manos un documento, una relación o un testimonio que nos descubre y revela momentos, anécdotas y hechos efímeros de vidas que ya se fueron y de las que, hasta ese instante, todo desconocíamos.
.
De esta manera hemos dado con la fotografía de una bellísima biblioteca particular, hoy desaparecida: la de la Villa di Mombello, palacio situado entre las ciudades de Imbersago y Merate en la Lombardía.
.
El desencadenante de esta información, ha sido el feliz descubrimiento de una tarjeta postal enviada desde Villa di Mombello a final de la década de 1940. Su destino: Valencia, Espagna. Destinatario: don José Caruana y Reig, barón de San Petrillo.
.
Antes de referirme a la citada tarjeta, déjame, -desocupado lector-, dar una pequeña noticia de esta Villa, de sus moradores y de su aciago devenir.

Villa di Mombello, construida en el siglo dieciocho, fue propiedad de la histórica familia Orsini y posteriormente de la familia Colonna. A mediados del siglo diecinueve pasó por herencia a don Juan Falcó y Trivulzio, príncipe Pio de Saboya, marqués de Castel-Rodrigo, conde Lumiares, etc. A su muerte la heredó su hijo don Alfonso Falcó y de la Gándara, nacido en Madrid en 1903, dos veces Grande de España y que, además, entre otros títulos de nobleza reunía, por sucesión de su padre, el de príncipe Pio de Saboya, marqués de Castel-Rodrigo, duque de Nochera, conde de Lumiares y barón de Benifayó.
.
En 1932 don Alfonso casó en Roma con donna Sveva Vittoria Colonna, hija del príncipe Colonna, estableciendo el matrimonio, -que no tuvo descendencia-, su residencia en Villa di Mombello.
.
Don Alfonso Falcó falleció en Zurich en 1957, a los cincuenta y tres años de edad. Donna Sveva falleció en Villa di Mombello en 1999, a los ochenta y ocho años de edad. Tras su muerte, y según hemos leído en crónicas de la época, donna Sveva legó la villa a su sobrino carnal Próspero Colonna que al no poder mantenerla la vendió, -con todos los tesoros artísticos que contenía-, a Giorgio Corbelli, conocido empresario italiano.
.
En el año 2001 el estado autorizó a Corbelli la venta en subasta pública del mobiliario, pintura y elementos de artes suntuarias que componían el inmenso y valiosísimo patrimonio de Villa di Mombello, entre ellos un espléndido retrato de don Francisco de Mourra, III marqués de Castel-Rodrigo, salido del taller de Velázquez (1).
.
Y en varias jornadas de venta en el mes de mayo de 2001 fueron dispersados por la casa de subastas Semenzato (propiedad de Giorgio Corbelli) los tesoros de Villa di Mombello, incluida su biblioteca, cumpliéndose de nuevo el destino último de todas las cosas humanas que es desaparecer, -y en palabras de Azorín, La Voluntad (Barcelona, 1902, pág. 87)-, “disgregándose en la Nada, perdiéndose en la inexorable y escondida corriente de las cosas”.

Volvamos a la biblioteca de la villa. Don Alfonso, apasionado por la genealogía y la heráldica, reunió un importante y selecto conjunto de libros de estas materias que engrosaron los fondos de la biblioteca de Mombello. Y orgulloso del conjunto que había formado usó una fotografía de la biblioteca como motivo de las tarjetas postales de su correspondencia.
.
Villa di Mombello. Biblioteca.
.
Desaparecida la biblioteca, (existe catálogo de la venta) la tarjeta postal nos trae el recuerdo del bibliófilo y su librería. En este caso, podemos apostillar, de un afortunado amante de los libros que tuvo la dichosa ventura de poder disfrutar su pasión en un entorno exquisito. La fotografía de la biblioteca a buen seguro despertará en el lector sana envidia: amplia estancia, doble altura con corredor y, -por aquí y por allá-, piezas de arte que acompañan y realzan la ordenada disposición de libros en los plúteos. Al fondo se aprecia una tabla de bella factura renacentista expuesta sobre caballete.
.
En el texto de la carta que don Alfonso envía a Valencia al barón de San Petrillo, -historiador y genealogista-, late el afán bibliófilo y el orgullo de quien sabe ha reunido un valioso conjunto en un entorno palaciego.
.

"Barón de S. Petrillo
Salvador 29
Valencia
Spagna

21 de Julio. Mucho he agradecido su carta de 11 de los corrientes con la tarjeta de visita de mi tío Julio. Contestando a su pregunta le diré que todo estudio genealógico, aunque no me afecte personalmente, me interesa y llevo muchos años coleccionando libros genealógicos y heráldicos de todos los países de los que ya tengo más de 600 volúmenes. El ducado de la familia Maratti era Pietratagliata pasado luego por hembra a la familia Alliata que actualmente lo posee.

Mil saludos y deseos de buen verano, de su siempre afftmo. y buen amigo P. Alfonso Pio.
.
P.D. Esta es mi biblioteca desde la cual le escribo".
.
El sello de la postal no permite determinar el año en que fue escrita que estimamos entre 1948-50.

Para concluir esta pequeña relación llamamos la atención sobre la habitual costumbre de nuestros abuelos de aprovechar para la escritura todos los espacios blancos, -por su verso y anverso-, de las tarjetas postales y hojas de correspondencia (¡a veces hasta escritura horizontal y vertical sobre la misma cuartilla, generando tupida y densa malla literaria absolutamente indescifrable en nuestros días!). En esta tarjeta las últimas líneas ocupan los márgenes de la fotografía y son aprovechados por don Alfonso, -llevado de su amor por la biblioteca-, para remarcar a San Petrillo que "esta es mi biblioteca, desde la cual escribo". ¡Qué no haya duda alguna!

Villa di Mombello en la actualidad.

(1) Ver artículos en:

14 comentarios:

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Estimado Diego.

Conmovedora en extremo me resultó tu nota, es inevitable sentir tristeza y nostalgia por tan frecuente e inevitable fin.
Por otra parte, nos consuela saber que gracias a una postal y tu iniciativa, la historia de Don Alfonso y su biblioteca se mantiene vigente.
Saludos bibliófilos.

DIEGO MALLÉN dijo...

Querido Marco Fabrizio: para mí era desconocida la existencia de este bibliófilo español y su biblioteca.

El azar puso en mis manos, -el pasado viernes al regalarme mi hermana la postal-, esta noticia y tirando del hilo di con esta historia... como todas con un final triste… ¡o no tan triste! Pues los libros de Villa di Mombello están ahora dispersados pero en manos de bibliófilos que los siguen cuidando, preservando y leyendo. El ser humano es lo más efímero… las cosas permanecen un poco más.

Saludos bibliófilos.

rui dijo...

Amigo Diego

Como tú, con tu estilo muy propio y de una grande erudición, pero de una simplicidad la cual cautiva cualquier lector, conseguiste resucitar la historia de Don Alfonso y de su biblioteca.
Y como tu muy bien dices, es con una sana envidia, que nosotros gustaríamos de pasear en un entorno tan exquisito y poder leer o simplemente manosear nuestras obras de colección…y poder disfrutar de tan hermosa Villa!

Saludos bibliófilos.

DIEGO MALLÉN dijo...

Muchas gracias, amigo Rui, por tus palabras. pensé era una noticia desconocida, al menos para nosotros, y que hacía referencia a un español (¡afortunado hasta el extremo!).

Además los títulos de Príncipe Pio de Saboya, conde Lumiares y barón de Benifayó están estrechamente ligados al Reino de Valencia (en concreto a la provincia de Alicante).

Un antepasado de don Alfonso, Antonio de Valcárcel Pío de Saboya y Mourre erudito ilustrado del siglo XVIII, escribió varios importantísimos tratados sobre la ciudad de Alicante, Elche y Cartagena publicados todos a final del XVIII.

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

"Vanitas vanitatis" que decían los antiguos...
Excelente post de lo que afortunadamente acabaran siendo nuestras bibliotecas: dispersión.
¡Buen viaje y buena pesca a París!

lamberto palmart dijo...

Amigo Diego, bien sabemos por los innumerables relatos sobre bibliotecas, que son más numerosos los casos de dispersión de bibliotecas que los casos de agrupación o conservación a lo largo de generaciones. Debemos ser conscientes que nuestras librerías brillan efímeramente como una supernova y tenemos que disfrutarlas mientras vivamos, por muchos, muchos años. El futuro...Dios dirá, y como dice la castiza locución "que nos quiten lo bailao".

Por otro lado es una hermosa historia, casi perdida en el tiempo, que has recuperado y compartido con todos nosotros.

Gracias por tu aportación y saludos bibliófilos.

DIEGO MALLÉN dijo...

Amigos Galderich y Lamberto: ya os contaré la visita al Salón del Libro. Es el próximo fin de semana.

Respecto a Mombello acabo de dar con el catálogo de la subasta de la biblioteca que recibiré en unos días. Si lo hubiese tenido antes habría incluido información en el artículo.

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Lo bueno de internet a diferencia del papel (!seamos honrados en reconocer ventajas!) es que podemos añadir y relacionar artículos. Esperamos una buena disección sobre la Biblioteca de la Villa di Mombello y los libros que salieron a subasta.

Galderich dijo...

Buen fin de semana bibliófilo y parisino.

Marco Brivio dijo...

Dear Diego Mallen,
Even if I don't speak Spanish, I understood what you wrote. I live near Villa Mombello because my grandmother worked by Don Alfonso Pio Falcò; she knowed him well. Much part of the archive and the library is located in the Biblioteca Ambrosiana in Milan; I had the honour and the pleasure to take a look at the archive and it is beautiful and well conserved.
Thank you for posting and remembering this library :-)

Best regards,
Marco Brivio, from Italy

Anónimo dijo...

Dear Diego Mallen,
Even if I don't speak Spanish, I understood what you wrote. I live near Villa Mombello because my grandmother worked by Don Alfonso Pio Falcò; she knowed him well. Much part of the archive and the library is located in the Biblioteca Ambrosiana in Milan; I had the honour and the pleasure to take a look at the archive and it is beautiful and well conserved.
Thank you for posting and remembering this library :-)

Best regards,
Marco Brivio, from Italy

http://grafvonbrochles.ilcannocchiale.it

marcobrv@tin.it

Pyro dijo...

Estimado Diego,

por si no lo supiera, el aquí mencionado cuadro de don Francisco de Moura, III marqués de Castel-Rodrigo, se encuentra hoy (tras haber sido adquirido en el 2000 en un anticuario portugués) en el Museo Quinta das Cruzes, Funchal, Portugal.

Diego Mallén dijo...

Estimdo Pyro: muchas gracias por la información que desconocía. siempre es interesantísimo saber donde van parando andando el tiempo esas piezas tan bellas.
Saludos cordiales,
Diego.

Anónimo dijo...

Gracias Pyro por saber donde esta el cuadro del Marques.Quedaria agradecidima si alquien me pudiera decir donde fue otro anonimo pero bellisimo titulado el Monaguillo.

qracias y pido perdon por mi mala escritura que no se a maquina Manuela



















Es de agradecer a la Princesa Sveva, una mujer menuda pero mas fuerte que una maroma de acero,con la simplicidad que vivio para mantener tan vasto patrimonio que tenia en Madrid Roma y Mobello