domingo, 28 de marzo de 2010

La respuesta a El Ente Dilucidado.

Nuestro querido amigo y bibliófilo Lamberto Palmart ha iniciado un nuevo blog: La Ilustración Bibliófila Española y Americana de nombre tan exquisito como evocador y de obligatoria visita y lectura para los amantes del libro antiguo.

Hemos leído su sugerente artículo Las Artes Oscuras que ofrece una hilvanada relación de obras heterodoxas que a lo largo de los siglos se han movido entre la siempre delicada y ambigua frontera de la ciencia, la especulación, la fantasía, la premonición visionada y la anticipación. Entre esas obras, menciona Lamberto Palmart una de las más singulares del pensamiento español: la del padre capuchino Fray Antonio de Fuentelapeña, El Ente Dilucidado que vio la luz en Madrid en 1677.

Nada más darse a la estampa El Ente Dilucidado tuvo la pronta contestación de un Capitán de Caballería e Ingeniero Militar: don Andrés de Dávila y Heredia. La respuesta fue impresa en Valencia en 1678 y ciertamente, ha devenido tan rara o más que el propio Ente Dilucidado. De ella damos a continuación breve noticia:


Andrés Dávila Heredia. Responde don Andres Davila Heredia, Señor de la Garena, Capitan de Cavallos, Ingeniero Militar, Professor de las Mathematicas. Al libro del ente dilvcidado, discvrso vnico novissimo, que muestra que ay en naturaleza animales y irracionales invisibles, quales sean, del Rmo. P. Fr. Antonio de Fuentelapeña, Exprovincial de Castilla, Impresso en Madrid en la Imprenta Real, Año de 1677. Dedicado al sereníssimo señor don Ivan de Avstria, principe de la Mar, Protector de esta Monarquia de las Españas, Gran Prior de S. Iuan en estos Reynos de Castilla, Valencia, 1678, En la Oficina de Villagrassa, 8º, 206 x 145 mm.

Encuadernación pergamino de época.

Colación:

154 págs. numeradas, incluyendo portada, 2 hojas de tablas. Entre las páginas 4 y 5 se encuentran 4 folios conteniendo el Prólogo. Estos cuatro folios forman parte del primer cuadernillo con signatura A8 y por error fueron mal ordenados en este ejemplar y en otros que hemos visto colacionados.

Reproducimos las páginas del Prólogo a continuación:





Mucho se ha escrito y polemizado sobre la figura del padre Fuentelapeña. Sus reflexiones y visiones contenidas en El Ente Dilucidado son la manifestación intelectual de un espíritu inquieto, reflexivo que se atreve a analizar a la luz de la ciencia y los medios de su época cuestiones de naturaleza física y también trascendental.

Por ello no deja de sorprender que una mentalidad abierta y liberal como Vicente Salvá, sea, siglo y medio más tarde, tan crítico con Fuentelapeña vertiendo comentarios extremos en su Catálogo contra El Ente Dilucidado. Sin embargo, la Iglesia autorizó y permitió la difusión de El Ente Dilucidado. Pecó en este caso el admirado Salvá en el habitual error de analizar e interpretar la conducta de nuestros antepasados a la luz de la ciencia, costumbres y hábitos de época posterior.

Críticas similares se levantaron contra las obras del visionario, -y contemporáneo en el siglo del padre Fuentelapeña-, jesuita Atanasio Kircher que exploró disciplinas hasta el momento poco investigadas: acústica, geología, luz, magnetismo, etc. Tampoco puso la Iglesia reparo alguno a la edición de sus obras, hoy tan codiciadas y perseguidas por los bibliófilos.

Para dar idea de las reprobaciones de Dávila Heredia a la obra de Fuentelapeña reproducimos a continuación las dos últimos folios de la obra que contienen las Tablas. El lector paciente podrá leer los asuntos tan dispares como singulares tratados por el inquieto Fuentelapeña a los que el más racional y prudente Dávila intenta dar debida impugnación.
.


 
 
Concluimos ofreciendo el texto de alguna de las impugnaciones de Dávila Heredia para que el lector ocioso pueda, si así lo desea, leer directamente su contenido:


Pág. 9: Enanos en nuestro tiempo mayores que los pigmeos... Y que à un Enano vn Cauallero en vna ocasion le dexò preso de vn tapiz con vn alfiler... à cerca de aquellos que tiene cabeça de perro, cauallo, carnero...


Págs. 32-33: Si las mugeres pueden convertirse en hombres, y los hombres en mugeres... (¡visionario!).
 
 
Págs. 38-39: Si el tener una muger abundante leche en los pechos es argumento contra su virginidad... Si podrà una doncella concebir inculpablemente, y sin perdida de la formal y material virginidad, y sin corrupcion de la estrechez natural...
 

Págs. 40-41: Que se tragò una doncella una aguja, despues de diez meses la echò por la via de la orina... De las codornizes, sin mezclarse inmediatamente con el macho procrean...


Págs. 90-91: Si puede un hombre dormir naturalmente con un sueño continuado por muchos años... Como los pezes, anades, cisnes, y otras aves se conservan en el agua?


Págs. 110-111: Que aquella piedra de Libia enmudezca a quien la mira...
 

Págs. 120-121: Como persistan los Hombres en la isla Momonia sin morir...


Págs. 138-139: Si los duendes pueden ser causa eficientes de otros duendes, esto es, si pueden engendrar…
  

Págs. 140-141: Si naturalmente puede engendrarse dentro del humano cuerpo algún duende…
  

Págs. 141-143: Un Religioso Carmelita, que siempre que peynaba el cerquillo al redopelo, esto es àzia el cogote, se le caìan de la cabeza chispas… Que una mujer estando pariendo, con grande estrepito arrojò por la boca del utero una llama tan grande que abrasò la criatura recién nacida y las manos de la comadre… Que auiendo bebido dos Polacos copiossamente aguardiente murieron echando llamas por la boca…


Págs. 150-151: Si los duendes, pueden naturalmente elevarse en el ayre…


Págs. 152-153: Si el Hombre puede Artificialmente bolar?

Esta edición es la única que se imprimió de la respuesta de Dávila Heredia a Fuentelapeña.

Salvá, 4.046: "La obra del Ente dilucidado no es fácil de encontrar; pero la Impugnación de Dávila Heredia cuesta aun mas de adquirir".

Palau, 68970.

CCPBE: 20 ejemplares, de los que 3 faltos.

Es esta obra de las que aún existiendo en número elevado de ejemplares en bibliotecas públicas no corre habitualmente en comercio. El que esto escribe hace más de quince años que no ha visto ejemplar ofrecido en el mercado.

Andando el tiempo parte de las reflexiones del visionario Fuentelapeña han llegado a probarse. El espíritu conservador inherente al ser humano tiende a cuestionar o ridiculizar a quienes anticipan o interpretan en diferente clave la vida y hechos cotidianos.

Con mente abierta, pues, hay que recibir las palabras de una de las Ministras del Gobierno de España al augurar con seriedad y rigor que en este año de Nuestra Reparación de 2010 se producirá un hecho planetario histórico consecuencia de la confluencia de poderosísimas y profundas fuerzas del cosmos.

jueves, 18 de marzo de 2010

Enrique Ponce: Arte y Dominio.


En Valencia celebramos esta semana las queridas fiestas de Fallas en honor a San José, patrono del gremio de carpinteros. Valencianos y visitantes disfrutamos con el olor a pólvora y el sonido majestuoso de las mascletàs.

Este año, la feria taurina de Fallas tiene una relevancia particular: está dedicada a la figura ilustre del maestro Enrique Ponce que cumple sus primeros veinte años en el ruedo. Este es uno más entre los diferentes actos que en homenaje a Enrique Ponce se celebran en nuestra ciudad en el llamado Año Ponce.

Enrique Ponce, nacido en la villa de Chiva en 1971, tomó la alternativa el 16 de marzo de 1990. Desde entonces más de dos mil corridas han ido levantando el mito de una gloria del arte del toreo. Ahora su Valencia natal celebra y homenajea al diestro, en su persona y en su arte.

Con este motivo el pasado 10 de marzo quedó inaugurada en la sede en Valencia de la Fundación Caja Murcia, -avenida Marqués de Sotelo, 4-, la exposición sobre el maestro Ponce. El acto contó con la asistencia de las primeras autoridades valencianas así como de numerosísimo público y de las siempre fervientes peñas seguidoras del diestro. La exposición estará abierta hasta el 30 de mayo.

Muy recomendable es el catálogo impreso de la exposición que reúne un interesante conjunto de artículos firmados, entre otros, por Albert Boadella, Santiago Grisolía, Paco Brines, Juan Manuel de Prada, Pedro Piqueras, Carlos Herrera.


VV. AA. Enrique Ponce. Veinte años de arte y dominio en la cumbre del toreo. 10 de marzo / 30 de mayo 2010, Valencia, 2010, Fundación Caja Murcia, Diputación de Valencia y Museo Taurino de Valencia.


Fotografía incluida en el Catálogo de la Exposición, pág. 46.


Fotografía incluida en el Catálogo de la Exposición, pág. 66.


Fotografía incluida en el Catálogo de la Exposición, pág. 83.


Fotografía incluida en el Catálogo de la Exposición, pág. 97.

Con estas líneas nos unimos a la celebración y homenaje a la figura de Enrique Ponce, gran maestro torero y valenciano universal deseándole los mejores triunfos y glorias.

Martes, 16 de marzo de 2010,
Plaza de Toros de Valencia:
seis toros de Zalduendo para
Enrique Ponce y El Juli. 


El maestro Ponce brinda a su abuelo materno, el entrañable don Leandro Martínez, el primer toro.










Ver en Burladero.com crónica del mano a mano entre Ponce y El Juli.

Viernes, 19 de marzo de 2010.
Plaza de Toros de Valencia.
Seis toros de Núñez de Cuvillo para
Enrique Ponce, Sebastián Castiella
y José María Manzanares.

Continuando la información sobre el maestro Enrique Ponce en la Feria de Fallas de Valencia adjuntamos fotografías de su actuación esta tarde en el coso valenciano. Ponce ha estado acompañado del torero francés, -nacido en Béziers-, Sebastián Castella y de José María Manzanares. Ambos toreros fueron apadrinados en su día por Ponce.











Enrique Ponce y Sebastián Castella.

Sebastián Castella en faena.


Ver en Burladero.com crónica de la tarde taurina.